España

Ciudadanos endurece su postura y ofrece su apoyo al candidato del PSOE si el PP mantiene a Fernández Díaz

El acuerdo institucional para el reparto de los cargos en las distintas comisiones parlamentarias podría volar por los aires

Melisa Rodríguez, Miguel Gutiérrez y Jose Manuel Villegas - JOSÉ RAMÓN LADRA

La suspensión del nombramiento del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como presidente de la Comisión de Exteriores está provocando una serie de reposicionamientos en cascada que podrían dar al traste con el acuerdo institucional existente desde hace varias legislaturas para el reparto de las comisiones parlamentarias.

Y es que fuentes de Ciudadanos, el partido que hasta ahora se mantenía más cerca del PP y que incluso llegó a apuntar en los primeros días a un voto a favor del exministro, han avanzado esta mañana que si los populares vuelven a presentar a Fernández Díaz como presidente de la Comisión de Exteriores, votarán a favor del candidato alternativo que presente el partido socialista.

Se trata de un giro completo en su estrategia que emana directamente del presidente de la formación, Albert Rivera. Hasta ahora, igual que el PSOE, Ciudadanos había rechazado apoyar a ningún otro candidato que no fuera propuesto por el PP al entender que se trataría de un incumplimiento del acuerdo institucional alcanzado.

Y aunque tanto el secretario general del grupo, Miguel Gutiérrez, como el portavoz adjutno, José Manuel Villegas, pidieron al PP esta mañana que buscara un candidato alternativo a Fernández Díaz en aras del consenso, no apuntaron en momento alguno a la posibilidad de apoyar a un candidato socialista.

Sin embargo, la orden de Rivera de apoyar a un candidato de signo político distinto cambia las tornas y equivale a romper el pacto institucional. Este acuerdo establece qué cargos corresponden a cada formación y la libertad absoluta de cada partido para presentar a su candidato, estando los demás grupos obligados a votar a favor. Así se han elegido los cargos del PP, pero también del PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, el PNV o el grupo Mixto en las demás comisiones, en lo que va desde legislatura.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también ha tomado cartas en el asunto para ir un paso más allá de lo que hasta ahora su partido había anunciado al poner en tela de juicio la esencia del pacto. «No toleraramos ninguna imposición», ha advertido.

Dadas las circunstancias que rodean a Fernández Díaz, su reciente reprobación por el Pleno del Congreso y la Comisión de Investigación abierta sobre el uso que hizo de ciertos fondos públicos, los populares estaban dispuestos a perdonar el voto en blanco de los grupos, por mal que les pudiera sentar.

Pero la presentación de batalla frontal es harina de otro costal. El portavoz parlamentario popular, Rafael Hernando, ha advertido esta mañana que si el acuerdo salta por los aires en la Comisión de Exteriores, Podemos por haberlo provocado debería ser consecuente y renunciar a todas las presidencias, vicepresidencias y secretarías que sus diputados han obtenido en las distintas comisiones gracias a ese pacto institucional.

«Lo que se ha producido es un hecho gravísimo, implica la destrucción de un pacto institucional firmado por todas las furezas políticas de la Cámara en el que ningún grupo destruía la candidatura de ningún otro grupo fuera la que fuera», ha recordado.

Al mismo tiempo, ha lamentado que «el PSOE haga seguidismo de Podemos» y le ha pedido una «reflexión» cerca del papel que va a desarrollar en esta legislatura. «Que decida si va a venir a esta Cámara a destruir», ha señalado antes de mostrar su preocupación por que los socialistas «sigan la rueda de Podemos» y conviertan a Iglesias en el líder de la oposición. También ha llamado a la reflexión sobre la «cacería» contra Fernández Díaz porque «mañana puede ser organizada contra otra persona».

Hernando ha centrado sus críticas precisamente en la formación cuyo desmarque ha considerado «un precedente gravísimo para la Cámara». El periodo de reflexión que los populares están dispuestos a abrir no afecta, hoy por hoy, a la figura de Fernández Díaz sino precisamente a la validez del citado acuerdo. «lo que en este momento está en cuestión es el valor de su palabra y de los acuerdos y afecta a todos porque todos estaban implicados. Nosotros hicimos un acuerdo. No me gustan los candidatos de otros partidos que presiden comisiones pero mi grupo respeta los acuerdos», ha insistido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios