España

Cinco temas candentes del cónclave popular

El PP revisará su modelo de participación de las bases, endurecerá su «código ético» e intentará dar respuesta a algunas demandas sociales

Un nuevo «código ético»

El PP se comprometió en el acuerdo de investidura con Ciudadanos a una serie de medidas contra la corrupción que podría ahora incorporar a su «código ético». Por ejemplo, la separación inmediata de imputados por delitos de corrupción. Su listón actual lo marcan los estatutos de Sevilla: se abrirá expediente disciplinario a los imputados cuando hubiera juicio oral. También se revisará el expediente disciplinario del partido.

Modelo de participación, a revisión

Será una de las polémicas del congreso. Génova rechaza de entrada el modelo de las primarias para elegir a los cargos del partido, aunque se abre a reforzar el papel de la militancia, representada por los compromisarios. Habrá que ver si se cambian los estatutos para los congresos regionales, a los que ya se les permite organizarse de forma asamblearia (todos los afiliados votan al presidente). Se abordarán otros debates como la limitación de mandatos orgánicos o la incompatibilidad de puestos, para evitar que los cargos del PP se perpetúen.

Respuesta a las demandas sociales

La ponencia Social del PP suele acarrear debates acalorados entre los sectores más conservadores y los que defienden una mayor apertura ideológica en determinados temas. Ejemplo de ello es el matrimonio homosexual -el PP ha admitido que se equivocó al interponer un recurso de inconstitucionalidad-, el aborto -el Gobierno retiró en el último momento la reforma de Gallardón que endurecía la actual ley de plazos- o la gestación subrogada. Este último tema -popularmente llamado «vientre de alquiler»- supondrá una novedad en los debates del congreso, aunque el PP de Madrid, respaldados por los vicesecretarios de Génova, ya aprobaron una iniciativa en la Asamblea regional en favor a su regulación en España.

La unidad de España, indiscutible

El PP aprovechará el XVIII Congreso para volver a hacer bandera de su defensa de la unidad de España y la soberanía nacional, indiscutible en su corpus ideológico. El partido será claro en la cuestión de la territorialidad en un momento en el que el desafío soberanista de Cataluña ha logrado alterar gravemente al PSOE, que se esfuerza por evitar la fractura con los socialistas catalanes (PSC). Génova hará valer que el PP es el único partido con un discurso «nítido» y «uniforme» en todo el país. Volverá a haber referencias a las víctimas del terrorismo, por su impagable contribución a la democracia española, y se exigirá la disolución «incondicional» de la banda terrorista ETA.

Educación, reto nacional

El PP ha introducido una novedad en el congreso de Madrid con respecto a los anteriores. Habrá una ponencia específica sobre Educación , Innovación y Cultura, como prueba de la importancia que el presidente, Mariano Rajoy, otorga a esta cuestión. El Gobierno buscará un pacto nacional educativo con los grupos de la oposición -el primer gesto político fue la suspensión de las reválidas- que siente las bases para la próxima generación de niños y jóvenes y no quede al albur de cambios políticos. Se plasmará el principio de igualdad educativa y libertad lingüística que siempre ha defendido el PP. Este equipo de trabajo estará coordinado por la vicesecretaria de Estudios y Programas de Génova, Andrea Levy.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios