Uno de los detenidos, en Laujar de Andarax
Uno de los detenidos, en Laujar de Andarax - EFE

Cinco detenidos por un crimen cometido en Francia en 2013

La investigación la hizo la Guardia Civil y la Policía gala e instruyó un tribunal francés

MadridActualizado:

La víctima, de 28 años, era rumana, pero residía en Roquetas de Mar (Almería) desde que era muy pequeño. Su familia denunció su desaparición en nuestro país, pero la derogación de la ley de justicia universal impidió que un juez español abriera un sumario por un caso que ya investigaba la Guardia Civil al haberse cometido los hechos en Francia.

Todas estas dificultades hicieron necesarios más de cuatro años de trabajo, la creación de un equipo conjunto de investigación de la Policía Nacional francesa y el Instituto Armado y que el Tribunal de Grande Instance de Narbonne tutelara las pesquisas para resolver el crimen, que respondió a un ajuste de cuentas por drogas.

Los hechos ocurrieron en octubre de 2013 cuando la víctima, que de cara a su familia se dedicaba al negocio de la compraventa de coches pero que también se movía en el mundo del narcotráfico, comenzó lo que aparentemente era un viaje de negocios en Carcassone, en Francia. Un día sus allegados dejaron de tener noticias de él y fue entonces cuando decidieron denunciar los hechos.

Coche lanzadera

De inmediato comenzaron a trabajar agentes de la Comandancia de Almería y de la UCO de la Guardia Civil, que averiguaron que el desaparecido viajó a Francia en un coche lanzadera de otro que llevaba un alijo de droga. Entregada la mercancía, compradores y vendedores acordaron posponer el pago. Sin embargo, los primeros decidieron no abonar el dinero, y para lograrlo asesinaron a la persona designada para cobrar: el vecino de Roquetas.

Con estos datos, la Guardia Civil pidió ayuda a la Policía Nacional gala y a las autoridades judiciales de ese país. Así se supo que en septiembre de 2014 se encontró un cadáver semienterrado y cubierto por arbustos en la zona de la desaparición. El cuerpo presentaba varias heridas de arma blanca. Los análisis de ADN confirmaron que era el desaparecido.

El hallazgo y el resultado de las investigaciones permitió abrir una causa en Francia, tutelada por el citado tribunal de Carcassone. Ahora las pesquisas han conseguido identificar y detener a los sospechosos del crimen.

Esta semana agentes de la UCO y de la Comandancia de Almería se trasladaron a Perpiñán para colaborar en la detención de cuatro franceses de Carcassone y Béziers, tres de los cuales ingresaron en prisión por orden judicial. En Laujar de Andarax (Almería) fue arrestado un quinto individuo, español, como consecuencia de una euroorden francesa.