El secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón, este lunes en el Congreso de los Diputados
El secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón, este lunes en el Congreso de los Diputados - EP

Cifuentes e Iglesias precipitan la candidatura de Errejón para presidir la Comunidad de Madrid

El secretario de Análisis Estratégico de Podemos asume que probablemente tendrá que adelantar sus plazos y someterse a unas primarias antes de lo que tenía pensado

MadridActualizado:

Íñigo Errejón quería «cocinar a fuego lento» su candidatura a la Comunidad de Madrid. Sus planes pasaban por la construcción de «una alternativa» de gobierno y de un movimiento que «genere confianza» antes de presentarse de forma oficial como candidato y meterse de lleno en las dinámicas orgánicas y políticas que eso conlleva, desde los ataques rivales hasta el hecho de someterse a un proceso de primarias en el que, como mínimo, tendrá que hacer frente a la oposición frontal y siempre combativa de la corriente anticapitalista de su partido en la comunidad. Pero los planes del secretario de Análisis Estratégico de Podemos no pasan por su mejor momento.

Hace unas semanas, el diputado se encontraba trabajando en una posición más o menos cómoda en la construcción de su candidatura. Tenía el respaldo de la dirección de Podemos, Cifuentes se complicaba su futuro político con el estallido del caso sobre su máster en la Universidad Rey Juan Carlos y gozaba de la potestad para decidir cómo y cuándo daría el salto a la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la vuelta de Errejón a la primera línea política y, por lo tanto, la visibilidad que otorga eso, ha pillado al candidato oficioso con el pie cambiado, y las decisiones que ha tomado en la última semana han acabado por sacarlo, intencionadamente o no, de ese espacio de confort del que disfrutaba.

Dos son los acontecimientos que podrían dinamitar los planes del diputado y obligarle a adelantar sus plazos. Dos situaciones que, aunque diferentes, responden en cierta medida a la misma naturaleza, y que no es otra cosa que su relación con Pablo Iglesias y la dirección de Podemos. La primera responde a la gestión que ha llevado a cabo Errejón con el caso del máster de la presidenta madrileña. Tras estallar el caso, el diputado trató de ofrecer una versión serena pero contundente, por lo que salió a la primera línea mediática para asegurar que dejaría que Cifuentes diera sus explicaciones antes de acusarla formalmente de nada. Sin embargo, las informaciones colocaban día tras día a líder del PP madrileño en una situación cada vez más complicada y Errejón se mostraba, al igual que el resto de dirigentes de otros partidos, cada vez más duro y crítico.

Sin embargo, la decisión del PSOE de presentar una moción de censura en la Asamblea de Madrid contra Cifuentes sorprendió de lleno al miembro de Podemos, tanto que en el momento en el que los socialistas anunciaron esta medida, Errejón se encontraba en Bolivia participando en una conferencia. Este lunes el diputado se defendió en el Congreso y rechazó cualquier autocrítica al asegurar que en aquel momento el foco estaba en la Asamblea y que en esa institución Podemos tiene a personas lo suficientemente capacitadas para lidiar con la situación y hacer oposición a la presidenta madrileña. Se refería a la portavoz de su partido en el órgano autonómico, Lorena Ruiz-Huerta.

No obstante, su ausencia durante una semana que resultó crucial para marcar la posición de los partidos y para hacer visibles a los 'portavoces' que gestionarán, al menos mediáticamente, el caso máster, fue acogido por algunos miembros de su formación como una oportunidad perdida. El segundo acontecimiento que ha malogrado sus planes iniciales tiene que ver con un asunto que viene de lejos. El secretario de Análisis Estratégico protagonizó el pasado sábado una conferencia durante el encuentro de Podemos con su militancia en Madrid para preparar las elecciones que tendrán lugar en 2019. Errejón aprovechó la oportunidad para recuperar el tono crítico con el actual rumbo del partido, y por ende con su dirección, y con Pablo Iglesias, e instó a su formación a abandonar el «discurso catastrofista» y a no convertirse en «un club de autoayuda» donde no es posible la disputa interna.

Apenas unas horas después de su discurso, Iglesias recogió el guante y se lo devolvió con una frase corta, pero directa y con unas connotaciones que se confirmarían este lunes: «Necesitamos que Íñigo sea candidato para que sea presidente de la Comunidad de Madrid». 48 horas después, el secretario de Organización y la portavoz del Consejo de Coordinación de Podemos, Pablo Echenique y Noelia Vera, aumentaban la presión sobre el diputado asegurando que «es urgente que haya candidato en Madrid» y anunciando que le han trasladado esta petición no solo a Errejón, sino también a la dirección de Podemos en la Comunidad de Madrid, que tienen la competencia de convocar las primarias a las que deberá someterse.

«Agradezco el respaldo»

Pese a los mensajes de presión lanzados por Iglesias y Echenique, Íñigo Errejón se resistió a ceder y anunciar formalmente su candidatura a la Comunidad de Madrid aunque sí asumió que deberá acelerar su plan de trabajo si las circunstancias políticas así lo requieren. «Agradezco el respaldo», respondió muy diplomáticamente a Iglesias y Echenique antes de subrayar que si se aceleran los plazos «vamos a estar a la altura y va a haber alternativa». «Llevo trabajando a fuego lento para generar confianza y certezas de que hay posibilidades de un gobierno alternativo en Madrid», justificó, subrayando también que dentro de Podemos su trabajo es un «secreto a voces». «No es de hoy ni de ayer que llevamos trabajando para construir la alternativa en el día a día», incidió.

Errejón ha sido invitado informalmente a la reunión que mantendrá la dirección autonómica de Podemos en Madrid esta semana. Un órgano al que no pertenece al estar integrado en la dirección general del partido y del que ayer entendió que aún no debe formar parte para evitar una duplicidad, aunque admitió que la invitación le pareció «bien». No obstante, no quiso aclarar si acudirá o no a la cita, donde está previsto que se aborde el calendario de primarias de la formación en la Comunidad de Madrid y se discutirá si procede su adelanto.