Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso de los Diputados - IGNACIO GIL

El chalet de 600.000 euros de Iglesias y Montero debilita el discurso de Podemos

Algunos miembros del partido se mostraron sorprendidos por el precio del inmueble que los líderes adquirieron

MadridActualizado:

«¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000 euros en un ático de lujo?». Esa es la pregunta que formulaba el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en agosto de 2012 en referencia a la compra que hizo el exministro de Economía Luis de Guindos de un ático en la exclusiva urbanización de La Moraleja. Casi seis años después, Iglesias y la portavoz del partido en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, han adquirido un chalet por un precio similar.

El inmueble no está situado en La Moraleja, sino en el municipio de Galapagar, en la sierra de Madrid, y constaría, según el portal «Look», de más de 2.300 metros cuadrados que incluyen piscina, jardín y casa de invitados, Como respuesta a aquel tuit, algunos ususarios de la red social defendieron ante Iglesias que Guindos era libre de emplear su dinero en lo que quisiera, a lo que el líder de Podemos contestó con un «Que la política económica la dirija un millonario es como entregar a un pirómano el Ministerio de Medio Ambiente».

Antes de adquirir su vivienda, Iglesias también se refirió a «los políticos que viven chalets», a los que criticó por el riesgo que supone «vivir aislado» de las clases medias y bajas a la hora de representar sus intereses y comprender sus problemas. Fue en septiembre de 2015, a dos meses de las primeras elecciones generales de Podemos, en una entrevista en el «Programa de Ana Rosa», donde aseguró que le parecía «peligroso el rollo de aislar a alguien, porque entonces no sabe lo que pasa fuera. Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público...»

Sorpresa en el partido

La compra del chalet por parte de Iglesias y Montero ha provocado sorpresa e incredulidad entre algunos miembros del partido, que llegaron a manifestar a este periódico sus dudas sobre la veracidad de la información tras saltar la noticia.

Estas fuentes aseguraron estar al tanto de que los dirigentes querían cambiar de vivienda en busca de mayor privacidad, pero se mostraron sorprendidos con el precio del chalet y admitieron que esperaban conocer cómo se había producido la gestión de la compra. La cuestión de la financiación del inmueble es uno de los interrogantes de la adquisición, que en los próximos días debería quedar reflejada en el portal de transparencia del partido.