Rafael Catalá, esta mañana - EP

Catalá defiende legislar en caliente porque el Derecho debe «acompañar la transformación social»

El ministro pide «no prejuzgar» el resultado de la comisión que revisará los delitos sexuales y recuerda que sin consenso político no será posible

MadridActualizado:

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido este jueves la legislación en caliente en determinados aspectos porque cree «firmemente» que el Derecho «debe ir acompañando la transformación social de muy diversa índole».

Así lo ha manifestado Catalá durante la inauguración de la IV edición del Open de Arbitraje 2018, en la que se ha referido a una posible reforma del Código Penal para revisar los delitos contra la libertad sexual.

«Pese a que a algunos les parezca que las leyes no deben revisarse en caliente, yo creo firmemente que el Derecho debe ir acompañando la transformación social de muy diversa índole. Porque igual que llevamos a cabo reformas de la ley concursal cuando era necesario en plena crisis para acuerdos extrajudiciales o tantas otras cuestiones en 2011, 2012 ó 2013, también el Código Penal y por qué no la Ley de Enjuiciamiento Criminal o la Ley de Enjuiciamiento Civil», ha explicado.

Tras afirmar que «la política se está convirtiendo en una profesión de alto riesgo por el sometimiento extremo a crítica y a supervisión», el ministro considera que «la mejor manera de tener una mejor justicia, una justicia del siglo XXI, es escuchar a los profesionales, que son los que mejor conocen la realidad de la justicia en el ejercicio cotidiano».

En consonancia

Después, en declaraciones a los medios de comunicación, Catalá ha dicho que confía en que la comisión que estudiará la posible reforma del Código Penal haga «una propuesta reflexiva y basada en el conocimiento experto de sus componentes que ayuden al Gobierno y al Parlamento» a llevar a cabo los cambios necesarios para adecuar «los delitos respecto a la libertad sexual en consonancia con el sentimiento de la sociedad».

«Estoy seguro que dada la cualificación y experiencia de los componentes, como ya han hecho en otras ocasiones, es lo que tendremos en las próximas semanas», ha subrayado después de las críticas recibidas sobre la composición de dicha comisión, que comienza hoy sus trabajos, y la oportunidad para encargar la reforma.

En todo caso, el responsable de Justicia ha hecho hincapié en que la labor de la comisión es proponer informes «que el Gobierno tiene que hacer propios», pero que ha de ser el Parlamento el que saque adelante la reforma del Código Penal: «Sólo habrá una reforma si hay un consenso político y social».

«La reunión de hoy es un inicio de un proceso en torno a una cuestión que ha generado un gran debate social en torno a la libertad sexual de la mujer, la definición de los delitos, que el Tribunal Supremo ya ha dicho que es una legislación laberíntica y complicada. La responsabilidad del ministerio es someter a reflexión y debate esta cuestión y no prejuzgar en absoluto el resultado final, que ya veremos cuál es», ha añadido.