España

Caso Gürtel: La exmujer de Correa se esconde en la ignorancia

«Ni entendía, ni entiendo ni creo que entenderé», respondió cuando la fiscal le preguntó por unas facturas sospechosas

Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel - EFE

Carmen Rodríguez Quijano, la exmujer del capo de la trama Gürtel Francisco Correa, se escondió ayer miércoles en su ignorancia profesional para desentenderse de cualquier responsabilidad por las supuestas actividades corruptas por las que le acusan. «Ni entendía, ni entiendo ni creo que entenderé», respondió en un momento del interrogatorio, cuestionada por la fiscal del caso sobre unas facturas sospechosas emitidas por las empresas controladas por Correa.

Con esta estrategia, Rodríguez Quijano -quien respondió en numerosas ocasiones que no sabía o no recordaba- se opuso a la tesis del Ministerio Público, quien pide para ella 35 años y 7 meses de prisión. La Fiscalía Anticorrupción considera que la exmujer de Correa favoreció a la trama cuando era asesora del exalcalde de Majadahonda del Partido Popular Guillermo Ortega, cuyo turno ante el tribunal llegará en unos días.

En la misma línea, Rodríguez Quijano negó que intermediara para que las adjudicaciones del Ayuntamiento de Majadahonda recalaran en las compañías de su exmarido, para quien la Fiscalía pide 125 años de prisión. El Ministerio Público relató en su escrito de acusación que ella recibió a cambio cantidades de dinero, un intercambio que también negó ayer. Su labor como asesora de Ortega tuvo lugar entre los años 2001 y 2005.

Para justificar su papel como administradora de algunas empresas de la trama, como la firma de organización de eventos Special Events o la agencia de viajes Pasadena, Rodríguez Quijano explicó que se lo pidió su exmarido. Y alegó que firmó documentos por su «confianza» en él.

Este juicio aborda las supuestas actividades irregulares de la trama Gürtel en la llamada primera época (entre 1999 y 2005) en las comunidades de Madrid y Castilla y León, y en las localidades de Estepona, Majadahonda, Pozuelo de Alarcón y Madrid. El principal imputado, Correa, reconoció gran parte de las acusaciones para aliviar un probable futuro en prisión, aunque perdió la memoria a la hora de concretar los detalles.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios