José María Aznar, en una imagen de archivo
José María Aznar, en una imagen de archivo - ROBER SOLSONA

Aznar recuerda a Rajoy que ocho años de mandato son «suficientes»

El expresidente del Gobierno: «El PP se refunda en el año 90, y ahora tengo que hacer esfuerzos para reconocerlo»

MadridActualizado:

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha admitido que le cuesta «reconocer» al PP y ha agregado que no se ha distanciado de su formación sino que «a lo mejor» es el partido el que se ha distanciado de él. Además, se ha mostrado partidario de que los mandatos duren ocho años.

«Yo creo que dos mandatos son suficientes, no digo que sea una norma. Lo mío fue una decisión personal de la que no me arrepiento. De otras, puede, pero de esa, no. Cada uno tiene que ver lo que hace y el momento histórico», ha declarado Aznar, al ser preguntado expresamente si cree que Mariano Rajoy debería dejarlo a los ocho años.

Precisamente ayer, Rajoy dijo en la Cadena Cope que se encuentra en un «buen momento» cuando le preguntaron si tiene previsto presentarse a la reelección en las próximas elecciones, dejando así abierta la posibilidad de volver a presentarse.

En una entrevista en el número de noviembre de la revista valenciana «Plaza», el exjefe del Ejecutivo ha subrayado que antes en el centroderecha el PP era «hegemónico» y ahora comparte ese espacio con Ciudadanos, algo que es «importante» para sus aspiraciones electorales.

Aznar ha rechazado que se proponga fundar un nuevo partido, aunque ha desvelado que se lo proponen «todos los días». Preguntado a qué obedeció su distanciamiento del PP, ha respondido que no se ha distanciado sino que «a lo mejor» se ha distanciado el Partido Popular de él. Sí que ha reconocido que FAES es «ahora totalmente independiente» y que está «muy contento» de que no haya «ninguna vinculación con ningún partido político».

Corrupción

Aznar ha asegurado que Rita Barberá fue una «excelente alcaldesa» de Valencia y ha agregado que le dio «mucha pena» que viviese situaciones «injustas y de profunda soledad». Ante el hecho de que Génova no actúe igual ante todos los casos de presunta corrupción, ha recordado que él no tiene «ninguna responsabilidad» porque solo es un afiliado del PP, «por el momento».

Preguntado entonces si ha pensado en dejar de ser afiliado, el expresidente del Gobierno ha respondido: «No, de momento no tengo... Si soy el fundador... o cuasi fundador. El PP se refunda en el año 90, realmente, y ahora tengo que hacer esfuerzos para reconocerlo».

Ante los casos de corrupción que afectan al partido, como el caso Gürtel o Bárcenas, ha recordado que cuando él se tuvo que enfrentar a situaciones de ese tipo tuvo una manera de actuar «muy contundente». «Eso hay que combatirlo con autoridad moral, con la ley y con transparencia y, naturalmente, corregir todo tipo de actitudes que estén al margen de la ley o sean éticamente reprobables», ha apuntado.

El expresidente ha confesado que no mantiene «ningún tipo de relación» con Francisco Camps y ha agregado que por Eduardo Zaplana sí que tiene «un gran respeto» y, de hecho, es patrono de FAES. En su opinión, la historia del PP en la Comunidad Valenciana y de desarrollo de esta región «no se puede explicar sin algunas personas, y una de ellas es Zaplana».

Cataluña

Ante la crisis abierta en Cataluña, Aznar ha señalado que ha habido una parte «muy importante del nacionalismo catalán que se ha convertido al independentismo, que ha dado un golpe de Estado y ha organizado un proceso de secesión». «La responsabilidad recae únicamente en los que han roto el pacto constitucional y han organizado este proceso», ha dicho.

En cuanto a si ve oportuno que Mariano Rajoy esté dispuesto a abrir el debate sobre la reforma constitucional, Aznar considera que «como en todos esos procesos, depende de para qué». A su entender, en un momento en el que se cuestionan los pactos constitucionales y la misma Constitución, «que se quiere destruir», no le parece «la mejor de las circunstancias».

Según el presidente de FAES, la política no consiste en «hacer lo que sea necesario para intentar que los secesionistas dejen de serlo» porque «no van a dejar de serlo». De lo que se trata, ha proseguido, es de que «la inmensa mayoría de españoles se sienta tranquila y segura bajo el orden constitucional».

Por eso, ha insistido en que no se puede abrir ese debate para «satisfacer» a los secesionistas sino para «para reafirmar la igualdad de los españoles, la cohesión del país, los principios constitucionales, la solidaridad entre regiones, la ley, el Estado de Eerecho».