España

La Audiencia absuelve al «francotirador» que dijo tener a tiro a los Reyes

El vigilante publicó diversos vídeos en los que denunciaba la supuesta «facilidad» de atentar contra las personalidades

Medidas de seguridad en las inmediaciones del Congreso de los Diputados
Medidas de seguridad en las inmediaciones del Congreso de los Diputados - EFE
EFE - Actualizado: Guardado en:

La Audiencia Nacional ha absuelto a Santiago Sánchez Ramírez, el vigilante privado que publicó diversos vídeos en Internet en los que denunciaba la supuesta «facilidad» de atentar contra el Rey o el presidente del Gobierno, al entender que las armas que tenía en su haber estaban inutilizadas y además «tenían un uso plenamente deportivo».

La Sala de Lo Penal absuelve al acusado, para el que la Fiscalía pedía nueve años de prisión, de los delitos de depósito de armas y tenencia de armas de fuego y concluye que los vídeos que colgó en su cuenta de Youtube —en los que simulaba atentados contra el Rey Felipe VI, su padre Juan Carlos I, la princesa de Asturias Leonor o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy— se elaboraron sin intención de cometer realmente dichos ataques.

La sentencia especifica que los vídeos exponían de manera convincente la posibilidad de atentar contra altas personalidades de forma que inducían a pensar que dichos actos eran «fáciles de llevar a cabo» pero sin que quedara acreditado que el acusado fuera a hacerlo.

Añade que Sánchez elaboró «de manera profesional» varios reportajes en 2014 para los que incluso se valió de armas de fuego con el fin de «dotarles de mayor credibilidad», motivo por el cual se sacó la licencia de armas de las clases D, E y F. También se hizo con un muñeco con su figura al que llamó 'Santiman'.

La investigación surgió como parte de una queja de los servicios de seguridad del Real Madrid, que recibieron una comunicación sobre la «inseguridad» que afectaba a dicho club y a sus jugadores con un vídeo que llevaba por título «El día que pude asesinar al Rey».

La sentencia concluye que no se ha acreditado que el procesado tuviera un número de armas superior al permitido, estando inutilizadas todas ellas, a excepción de un rifle Samopal, que tenía bajo licencia. Por su parte, los cargadores, cartuchos y munición eran reales tanto los que habían sido usados como los que no.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios