Francina Armengol
Francina Armengol - EFE

Armengol no prevé poner en marcha una policía autonómica en Baleares

El tripartito que gobierna en el Consell de Mallorca ha instado, aun así, al Gobierno regional a crear «un cuerpo de policía propio»

Palma de MallorcaActualizado:

El Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol no tiene previsto poner en marcha ninguna policía autonómica en Baleares, a pesar de la moción aprobada el pasado 12 de abril por el Consell de Mallorca en la que se instaba al Gobierno regional a «dar cumplimiento» al Estatuto de Autonomía en relación a «la creación y organización de un cuerpo de policía propio». Este cuerpo sería un equivalente de los Mossos d'Esquadra o de la Ertzaintza. La moción fue presentada por Proposta per les Illes (PI), en la oposición, y contó con el voto favorable del PSOE, MÉS y Podemos. Dichas formaciones conforman el tripartito que en esta legislatura gobierna en el Consell de Mallorca. Por su parte, el PP votó en contra de la moción, mientras que Cs se abstuvo. En ese contexto, la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, criticó esta iniciativa, al considerar que podría «ir en contra de la efectividad policial».

El sentido de la moción de PI era «mejorar la seguridad ciudadana en Mallorca y avanzar hacia un modelo propio de policía». Según ha explicado a ABC el dirigente de PI Jaume Font, dicha propuesta constaba de tres puntos. En el primero se instaba a la Administración del Estado a mejorar «de forma inmediata» las inversiones para «hacer frente a la precaria situación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por lo que respecta a la dotación de efectivos y de medios». En el segundo punto, se instaba igualmente a la Administración a modificar la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración local, de 2013, porque «dificulta la dotación y estabilización de las plantillas de Policía Local».

En la redacción originaria del tercer punto de la moción de PI se instaba a la Administración central y a la autonómica a «avanzar hacia un modelo policial propio de las Islas Baleares». Tras aceptar MÉS y Podemos una enmienda del PSOE relativa a dicho punto, en la redacción final se señaló finalmente que se instaba al Gobierno regional a «dar cumplimiento» al artículo 33 del Estatuto de Autonomía, relativo a «la creación y organización de un cuerpo de policía propio», de acuerdo con la Ley de Coordinación de las Policías Locales de las Islas Baleares. Esta ley fue aprobada en diciembre del pasado año. En su disposición adicional segunda se prevé que el Instituto de Seguridad Pública realice, en el plazo máximo de un año, los estudios necesarios para «proponer el modelo de un cuerpo de policía autonómica».

Antecedentes legislativos

La idea de llegar a crear algún día una posible policía autonómica no es novedosa en sentido estricto, ya que esa opción fue sopesada por vez primera en la legislatura 2003-2007, con el popular Jaume Matas como presidente de la Comunidad. Así, en 2005 se puso en marcha la denominada Policía Turística. La plantilla se nutría esencialmente de policías locales interinos de diversos municipios, que en principio eran contratados por un máximo de nueve meses al año. Durante un tiempo se consideró que el nuevo cuerpo, de consolidarse, podría acabar siendo el embrión de una futura policía autonómica.

Poco después, en la legislatura 2007-2011, el socialista Francesc Antich relevó a Matas, gracias al acuerdo suscrito entonces entre el PSOE, el BLOC —antecedente de MÉS— y Unió Mallorquina. Al final de aquella legislatura volvió a hablarse de la posibilidad de crear una policía autonómica. Así, en marzo de 2011 trascendió la existencia de un documento de trabajo previo en el que se preveía la creación del denominado «Cos de Guaita» («Cuerpo de Guarda») y el posible despliegue de 304 agentes entre 2010 y 2011. En el citado estudio, realizado por un asesor del Govern, se consideraba viable económicamente la creación del nuevo cuerpo siempre y cuando desapareciera al mismo tiempo la Policía Turística.

Fue también a principios de 2011 cuando Unió Mallorquina presentó en el Parlamento regional una proposición de ley relativa a la puesta en marcha de una policía autonómica. Dicha propuesta no llegó a ser tramitada finalmente, porque la legislatura terminaría apenas unos pocos meses después. En cualquier caso, la entonces consejera de Interior, la socialista Pilar Costa, había considerado ya que, en plena crisis económica, no era el momento más adecuado para tramitar una ley como la presentada por Unió Mallorquina. En la pasada legislatura, con el popular José Ramón Bauzá como presidente de Baleares, desapareció de manera definitiva la Policía Turística, en concreto en 2013, y no se volvió a plantear tampoco la posible creación del «Cos de Guaita».

Diversas críticas

Ya en la presente legislatura, en concreto el pasado año, tanto MÉS por Mallorca como MÉS por Menorca volvieron a plantear la necesidad de crear una policía autonómica. Sin embargo, la actual portavoz del Ejecutivo regional, la citada Pilar Costa, indicó que el Govern no contemplaba en su «agenda» la futura puesta en marcha del «Cos de Guaita». Cabe recordar que Armengol gobierna con el apoyo directo del PSOE y de MÉS por Mallorca, así como con el aval parlamentario de Podemos y de MÉS por Menorca.

Por su parte, como se ha señalado ya, la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, criticó el pasado viernes la moción de PI aprobada un día antes en el Consell de Mallorca. «Es una propuesta equivocada, totalmente alejada de las necesidades reales de seguridad de nuestras Islas y del conjunto de España, y que podría incluso ir en contra de la efectividad policial», señaló.

Para Salom, «una policía autonómica crearía una disfunción». En su opinión, «el nacionalismo no traerá nada bueno para Baleares en materia de seguridad». En ese contexto, la delegada del Gobierno apostó por «seguir el camino marcado» en los dos últimos años. «Los Presupuestos Generales del Estado de 2017 crearon 5.200 plazas nuevas de Policía Nacional y Guardia Civil, y los de 2018 prevén otras 5.100 plazas nuevas, además de la equiparación salarial con otros cuerpos», recordó. Todo ello «se traducirá en la llegada de más policías nacionales y guardias civiles a las plantillas fijas de las Islas, que tendrán mejores sueldos, mejoras de material y nuevos medios técnicos. El camino va por aquí, no por crear una policía autonómica».

Por otro lado, el nuevo partido Actúa Baleares, que preside Jorge Campos, expresó también el viernes su oposición a la posible creación de un cuerpo de policía autonómico, «por caro, innecesario y peligroso». A través de un comunicado, Campos anunció que pedirá su disolución, «si llegara a crearse», en cuanto «tenga responsabilidades de gobierno». Actúa Baleares se reafirmó, además, en su «respaldo y confianza en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y su meritoria labor, lejos de influencias partidistas».