Séquito del príncipe saudía al llegar este miércoles a Madrid
Séquito del príncipe saudía al llegar este miércoles a Madrid - GUILLERMO NAVARRO

Arabia Saudí señala a España como uno de sus socios estratégicos

El Rey y el Heredero saudí reafirman las relaciones entre Madrid y Riad

MadridActualizado:

El Príncipe de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, de 32 años, terminará este jueves en Madrid el viaje oficial más importante de cuantos ha realizado hasta ahora: una gira por el Reino Unido, Estados Unidos, Francia y España, en la que está tratando de mostrar el rostro más amable y reformador de la conservadora Arabia Saudí, meses antes lo que algunas fuentes consideran su próxima proclamación como Rey. Y, a su paso, va dejando un reguero de acuerdos y contratos con los países que considera sus socios estratégicos.

El Heredero llegó en la tarde de ayer a Madrid y por la noche los Reyes le ofrecieron una cena en privado en el Palacio de La Zarzuela. Pero será hoy cuando mantenga sus primeros contactos institucionales con Don Felipe y con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Además, los Reyes ofrecerán un almuerzo en su honor en el Palacio Real, al que asistirán las más altas autoridades del Estado, cuatro ministros y representantes de distintos sectores de la sociedad.

De esta forma, se visualizará el deseo de Don Felipe y del Príncipe Mohamed de dar continuidad a la relación entre las dos Familias Reales que empezó Don Juan Carlos hace más de cincuenta años, en tiempos del Rey Faisal y que se ha mantenido con los cinco últimos Monarcas saudíes. Una amistad que los distintos Gobiernos que se han sucedido en España han considerado clave para las relaciones bilaterales con Arabia Saudí.

El Heredero llegó ayer a la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde fue recibido por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, con quien mantendrá hoy un encuentro en el Cuartel General del Ejército de Tierra, ya que el Príncipe es también titular de la cartera de Defensa.

El componente militar es importante en las relaciones entre Madrid y Riad, ya que España, como otros países europeos suministra armamento a Arabia Saudí, motivo que ha provocado las protestas de Amnistía Internacional y otras ONG que reclaman al Gobierno que no acepte vender cinco corbetas de Navantia al país árabe, por el temor a que sean utilizadas en la guerra del Yemen contra Irán.

La firma del contrato de Navantia, que podría alcanzar los 2.000 millones de euros, es uno de los asuntos que el Gobierno español desearía desbloquear durante la visita del Heredero, mediante la firma de un acuerdo de colaboración que permita dar luz verde a la compra de los buques.

Firma de acuerdos

En cualquier caso, las autoridades españolas ven en el hecho de que el Príncipe haya incluido a nuestro país en su larga gira de presentación el deseo del futuro Monarca de seguir contando con España en el proceso de modernización de Arabia Saudí. Ese proceso incluye el llamado plan «Saudi Vision 2030», de diversificación de la economía. Según fuentes diplomáticas, Arabia Saudí desea que España, lo mismo que EE.UU., Reino Unido y Francia, forme parte de un Partenariado estratégico con el que el Príncipe quiere sacar adelante su plan, un deseo que se materializará en la constitución de un Consejo del Partenariado. Este asunto estará presente en las conversaciones que hoy mantenga con Don Felipe y Mariano Rajoy. Tras este encuentro, además del acuerdo en materia de defensa serán firmados varios más sobre empleo, cultura, cooperación científica y transporte aéreo.