España

Alarma en La Moncloa por el coste del bloqueo

El Ejecutivo identifica en un documento las «patologías» producidas por no tener aún Gobierno con plenitud de funciones

Mariano Rajoy, en la cumbre informal europea en Bratislava
Mariano Rajoy, en la cumbre informal europea en Bratislava - EFE

El bloqueo político tiene un coste elevado y el principal perjudicado es el ciudadano, que tendrá que pagar las consecuencias negativas de no tener un Gobierno en plenitud de funciones desde hace nueve meses, según advierten en La Moncloa. En los despachos de Presidencia llevan semanas apuntando a las «patologías» que ponen en riesgo la recuperación y el crecimiento económico. La perspectiva de unas terceras elecciones generales ha encendido todas las alarmas, y ha llevado a advertir desde el entorno del Rajoy que «el bloqueo es otra forma de corrupción, porque golpea a los ciudadanos con un coste muy elevado y va contra sus intereses».

Menos consumo, menos empleo

Un documento preparado en La Moncloa, al que ha tenido acceso ABC, alerta de los riesgos y de esas patologías que pueden arruinar la confianza recuperada en España. «La prórroga de una situación de interinidad desde las elecciones del 20-D tiene consecuencias negativas, y el más perjudicado por esta situación es el ciudadano. La prolongación de un Gobierno en funciones afecta a la credibilidad del país y con ello se paralizan decisiones de inversión, se retrae el consumo, se encarece la financiación, y se dificulta la creación de empleo». Esa es la preocupante conclusión del informe.

Frenazo a las reformas

«La imposibilidad de impulsar proyectos normativos impide acometer o profundizar en reformas esenciales. También impide atender adecuadamente nuestros compromisos en el seno de la UE, así como poner en marcha los beneficios fiscales, estímulos y ayudas previstos por el presidente Rajoy en caso de formación de Gobierno, que requieren de la acción del Ejecutivo y de un escenario de crecimiento y de creación de empleo», continúa el documento de Moncloa.

Prórroga de Presupuestos

Esta situación de bloqueo «puede conducir a una prórroga de los Presupuestos Generales del Estado, lo que afecta negativamente a los ciudadanos que reciben directa o indirectamente una asignación del Estado, además de generar una situación de parálisis muy negativa para el desarrollo económico y social del país».

En España no se aprueban leyes ni reformas desde hace casi un año, por la situación de parálisis política. La imposibilidad de impulsar proyectos impide acometer o profundizar en reformas básicas para la economía y el Estado del Bienestar: educación, formación, agenda digital, unidad de mercado, financiación autonómica o infraestructuras.

Posible congelación de pensiones

La prórroga de los Presupuestos Generales del Estado vigente conlleva consecuencias negativas no solo en términos económicas (imposibilidad de acometer nuevas inversiones, entre otras), sino también sociales. En este punto, Moncloa subraya que se produciría una «congelación de todas las pensiones públicas, así como de los sueldos de los empleados públicos, subvenciones y prestaciones».

Suspensión de fondos estructurales

La falta de aprobación del «techo de gasto», primer paso en el procedimiento de elaboración de los Presupuestos, implica que las Comunidades «no se podrán beneficiar de la relajación acordada en abril respecto a la senda de reducción del déficit vigente». «Esta situación perjudica la capacidad de gasto de las Comunidades, que son, precisamente, las que asumen gran parte del gasto social». Existe el riesgo «de la suspensión de fondos estructurales de la Unión Europea por valor de 1.300 millones de euros».

Inseguridad jurídica y económica

Además, desde Moncloa se advierte de que la inseguridad jurídica y económica supone «un lastre para el crecimiento de nuestra economía: afecta a las decisiones de inversión de las empresas». La incertidumbre de las empresas es un lastre para la creación de empleo, y frena el consumo interno.

Aumento de la prima de riesgo

Otra consecuencia del bloqueo político, la incertidumbre y la paralización presupuestaria es el «descrédito de la economía española», lo que podría afectar a la prima de riesgo y, de nuevo, a la financiación de las administraciones, lo que supondría otro obstáculo para la reducción del déficit.

Pérdida de peso en el exterior

La política exterior también se ve afectada. «Un Gobierno en funciones ve mermada su capacidad de decisión política, su visibilidad y su capacidad de influencia y de interlocución. Los contactos bilaterales se reducen el mínimo y se mira menos a España porque no hay un Gobierno que pueda tomar decisiones en asuntos clave».

Menos capacidad negociadora

En concreto, desde Moncloa se alerta de la pérdida de posición negociadora en la UE y el G-20: se ha comunicado a España que a pesar de que le correspondería por peso económico y político formar parte del grupo Alemania-Francia- Italia, su participación queda supeditada a la formación de Gobierno.

La conclusión del Gobierno en funciones de Rajoy es tajante: «El ciudadano es el gran perjudicado si se eterniza un Gobierno en funciones y se prorrogan las cuentas». «Los dirigentes no pueden permitirse el lujo de no hacer sus deberes: formar un Gobierno ya, aprobar unas cuentas públicas ya, poner en marcha las reformas que están pendientes y transmitir que España es un país serio, con gobernantes responsables que cumplen sus compromisos y que saben estar a la altura de lo que cualquier democracia avanzada exige».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios