Afines a Pedro Sánchez se congregan en Ferraz al grito de «¡Pedro, presidente!»

Han lanzado también gritos de «no es no» y han entonado la Internacional tras conocer la victoria de su candidato

Actualizado:

Simpatizantes de Pedro Sánchez se han ido congregando a las puertas de la sede federal del partido, en Ferraz, para corear gritos de "Pedro, presidente!" y cantar la Internacional. Pasadas las 21:30 horas y cuando ya era clara la victoria de Sánchez, era un centenar de personas la que se había dado cita a la entrada de la sede socialista lanzando también gritos de «no es no» y «sí es sí».

Uno de los militantes congregados a las puertas de Ferraz ha manifestado a los periodistas que la votación de hoy ha dejado claro que los afiliados deben ser respetados.

Las primarias socialistas han coincidido con el final de la Liga de fútbol, donde el Real Madrid se ha proclamado campeón. Se inició el escrutinio de las primarias del PSOE y la tensión se encerró en la sede de la calle Ferraz. Fuera, la expectación la generaba el decisivo partido del Real Madrid para ganar La Liga.

Superado el 70 por ciento del voto escrutado, Pedro Sánchez se ha convertido en el provisional ganador y se postula como el próximo secretario general de los socialistas, como el líder por segunda vez, como el hombre que resucitó de la abstención para llevar de nuevo las riendas del PSOE.

Superado el minuto 60 de la segunda parte, el Real Madrid se ha erigido en ganador de la Liga española de fútbol. En cuanto llegaron los candidatos a la sede del Partido Socialista, cierta calma se apoderó de los aledaños de Ferraz número 70. Curiosos, simpatizantes y algunos militantes aguardaban el momento decisivo. Los bares, en cambio, eran un hervidero de gritos y miradas tensas al televisor. Y los auriculares de muchos compañeros que así mitigaban la espera en el exterior de Ferraz. Jugaba el Madrid, y jugaba el Barça, y pocas cosas superan al fútbol en la temperatura de los nervios.

Fue Susana Díaz la primera en llegar a la sede y proclamó su contento ante las expectativas sobre sus posibilidades de victoria, y ante centenares de periodistas, que a esas horas, las 19.45, colapsaban la acera de la casa del pueblo del PSOE, en Ferraz. Poco después, Patxi López hizo de presencia acompañado por su pareja, Begoña Gil, a la que soltó la mano en cuanto se le arremolinaron los informadores. La unidad fue la palabra más altisonante que salió de su boca.

Y a las 20.15 horas lo que irrumpió por el asfalto fue el coche de Pedro Sánchez, el famoso Peugeot. Directamente al garaje, junto a su mujer, Begoña. Y entonces comenzó el escrutinio y el partido del Madrid. Y la tensión se quedó dentro para unos y fuera para otros.