DEFENSA

El adiestramiento español en carros de combate, clave en el avance iraquí hacia Mosul

La Guardia Civil se prepara para enviar 30 efectivos para unirse al entrenamiento policial de los iraquíes

Un militar español, durante un ejercicio de tiro de carro en los alrededores de Besmayah (Irak) - ABC
ESTEBAN VILLAREJO - villarejo Madrid - Actualizado: Guardado en:

La batalla de Mosul también se libra en la retaguardia y en ella, formando parte de la coalición internacional, se encuentran 300 militares españoles en tareas de adiestramiento del Ejército iraquí.

Una de las historias no tan conocidas hasta ahora es el papel que jugó un sargento español que un buen día tuvo una idea: «¿Por qué no arreglamos el simulador de carros de combate que hay en la base?». A ello se puso. Tanto que ese adiestramiento se ha convertido en uno de los pilares sobre los que se apoya el avance del Ejército iraquí: los carros de combate. Y en Irak hay de casi todos los tipos soviéticos (T-72, T-55...) y el estadounidense M1 Abrams, principalmente.

Liderazgo español

«Gracias a ese adiestramiento en el campo de Besmayah, donde nos encontramos españoles, estadounidenses, británicos y portugueses, hemos puesto en valor a las unidades acorazadas, indispensables para neutralizar los vehículos-suicida del Daesh», explica el coronel Pedro Vázquez de Prada, mando de esa base multinacional situada a unos 60 kilómetros al sur de Bagdad. Aprender a detectar y desactivar los artefactos explosivos improvisados (IED, en sus siglas en inglés) o aleccionar a los soldados iraquíes frente a la «guerra química» del Daesh son otras dos lecciones que los militares españoles tratan de transmitir.

Otro ejercicio con un carro de combate
Otro ejercicio con un carro de combate- ABC

«La utilización de cloro y el incendio deliberado de una fábrica creando una gran nube de óxido sulfuroso son sobradas muestras de lo dispuestos que está el Daesh a causar el mayor daño posible», informa el coronel español quien relata como el entrenamiento español incluye, además de otras disciplinas, «el fomento del liderazgo entre los militares iraquíes y sus jefes de unidad».

Otro aspecto básico en el adiestramiento español es la inculcación de legislación y derechos humanos cuando se trata de combatir. «Nuestra guerra no puede ser como la del Daesh que llega a emplear muñecas-bomba, realiza ejecuciones sumarias o envía niños-suicida al encuentro de unidades iraquíes. Si nuestra misión fuera inhumana no estaríamos aquí», recalca el coronel Vázquez de Prada quien augura aún «una batalla larga y difícil en Mosul» tras dos años preparando su defensa las fuerzas del Daesh, estimadas en esa ciudad por la inteligencia militar en unos 5.000 y 7.000 efectivos.

«Adiestramiento puntual»

Desde que se lanzara la ofensiva contra Mosul, el pasado 16 de octubre, los militares españoles han efectuado al menos un entrenamiento móvil fuera de sus áreas asignadas (los campos de adiestramiento de Besmayah y Taji y el aeropuerto de Bagdad). Esa misión especial, en una zona más próxima al frente, suele ser desarrollada por un equipo de operaciones especiales que forma el denominado «equipo móvil de instrucción» (MTT, en inglés). «Ha sido un adiestramiento puntual».

Un militar español y otro iraquí
Un militar español y otro iraquí- ABC

El contingente español -desplegado hace dos años tras el 90% del apoyo del Congreso de los Diputados- está a la espera de que el nuevo Gobierno apruebe el envío de una treintena de guardias civiles a Irak. Se trata de una petición que la coalición internacional realizó a España hace un año y que el Gobierno en funciones no pudo acometer.

«Su tarea sería adiestrar a las fuerzas iraquíes en labores policiales. El Ejército en este país tiene misiones como las que desempeña la Guardia Civil en España», indica el coronel.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios