España

Los acusados de la trama Gürtel quieren que el cabecilla Correa declare el primero

Las defensas buscan anular el juicio por la ilegalidad de las grabaciones y la investigación de Garzón

Francisco Correa a su llegada este miércoles a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares
Francisco Correa a su llegada este miércoles a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares - EFE

Los acusados de la trama Gürtel se oponen al cambio en el orden de los interrogatorios que ha pedido la Fiscalía Anticorrupción, una solicitud detrás de la que vislumbran un supuesto pacto para liberar a tres implicados a cambio de que reconozcan las acusaciones. El Ministerio Público pidió, en la primera sesión del primer gran juicio a la trama Gürtel, que los acusados Jacobo Gordón, Alfonso García-Pozuelo y Roberto Fernández, tres eslabones de la red corrupta, declaren en primer lugar, antes de los líderes de la trama, Francisco Correa y Pablo Crespo.

El abogado del exalcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, se ha opuesto este miércoles a esta modificación ante la falta de un motivo razonable del Ministerio Público. Ayer, el abogado del extesorero del PP Luis Bárcenas pidió en voz alta a la Fiscalía que aclare si existe ya un acuerdo con los implicados. Roberto Fernández fue ex concejal de Hacienda en Pozuelo cuando Sepúlveda era el alcalde y está acusado de ayudarle en los beneficios del consistorio a la trama.

La Fiscalía Anticorrupción pide penas que alcanzan los 125 años de prisión por pervertir la función pública, saquear las arcas del Estado y ocultar los beneficios ilícitos en el extranjero, en muchos casos como Luis Bárcenas en cuentas bancarias en Suiza. Algunos de los implicados han insistido este martes en que España no puede utilizar la información sobre esas cuentas porque Suiza no lo ha autorizado, algo con lo que no está de acuerdo la Fiscalía, que ayer aportó un permiso.

En la segunda sesión de la vista contra la trama corrupta que colonizó administraciones del Partido Popular en la España previa a la crisis, las defensas han continuado tratando de anular el juicio que resolverá sobre los delitos. Los abogados que han intervenido este miércoles han apoyado la cuestiones de forma: la nulidad de las grabaciones que destaparon el escándalo y de la investigación «ilegal» del exjuez Baltasar Garzón, dos vicios que, según su versión, debería anular todo el proceso y cerrar el juicio. A esta petición se ha adherido la abogada de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, quien se enfrenta a 24 años y un mes de cárcel.

Pero en esta jornada, de largas y tediosas argumentaciones, ha incluido curiosas peticiones. El abogado de Pedro Rodríguez Pendás, para quien la Fiscalía pide 4 años y 6 meses, un antiguo asesor de Alberto López Viejo, se ha quejado de las condiciones del tribunal, que no cuenta con una sala de espera y no dispone de una red Wifi que les permita acceder a la plataforma que aloja el sumario del caso.

También ha habido quejas sobre la lentitud de la Justicia: este juicio llega siete años y medio después de las primeras detenciones del caso Gürtel, un asunto que ha marcado la política española reciente. El letrado del exdiputado del PP por Segovia Jesús Merino ha señalado que estas «dilaciones indebidas», igual que la conculcación de otros derechos fundamentales como el de un proceso justo, deberían plasmarse en una «atenuante analógica» para los implicados.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios