España

Multa de 630 euros por llamar «nazi» y «asesino» a Bauzá

En la barrera metálica de la farmacia de éste aparecieron en 2013 y 2014 expresiones escritas por una joven con spray contra el entonces presidente balear

José Ramón Bauzá, ex presidente de las Islas Baleares, en una entrevista que concedió a ABC
José Ramón Bauzá, ex presidente de las Islas Baleares, en una entrevista que concedió a ABC - IGNACIO GIL

La magistrada del Juzgado de lo Penal número 5 de Palma ha condenado a Sonia M.S., de 37 años de edad, a pagar una multa de 630 euros por varias pintadas insultantes realizadas con spray en la barrera metálica de la farmacia del expresidente balear y hoy senador autonómico, el popular José Ramón Bauzá. Entre los calificativos vejatorios utilizados se encontraban el de «nazi» y el de «asesino». La mujer deberá pagar 300 euros más por los daños causados por la pintura. La citada farmacia se encuentra ubicada en el municipio mallorquín de Marratxí.

La joven ha sido declarada culpable de un delito de injurias graves a funcionario público. La sentencia señala que el objetivo de las pintadas era «atacar el honor de una persona y su dignidad». Por lo que respecta a la otra persona que también fue juzgada en esta causa, fue absuelta por falta de pruebas. La resolución no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Palma.

Las pintadas se realizaron entre 2013 y 2014, es decir, cuando Bauzá era el presidente de la Comunidad. La primera apareció en la barrera de la farmacia el 9 de junio de 2013, únicamente con la palabra «Bauzá». La segunda fue descubierta el 17 de mayo de 2014, con la expresión «Bauzá nazi». Finalmente, la última apareció el 8 de junio de ese mismo año, con la frase «Bauzá nazi, asesino. PP nazis. ¡Fuera!».

Durante el juicio, la joven negó los hechos por los que se había sentado finalmente en el banquillo. Sin embargo, la magistrada consideró demostrado, gracias a las pruebas presentadas por la Guardia Civil, que la mujer que aparecía en la grabación de una cámara de seguridad con un pañuelo tapándole el rostro era la propia acusada. En dicha grabación también aparecía el coche de la joven. Además, su teléfono móvil situaba a la mujer en esa zona en los días en que se llevaron a cabo dichos actos vandálicos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios