Elecciones

Podemos frustra sus expectativas y no logra el «sorpasso» ni a Bildu

Iglesias, que logró una victoria histórica en el País Vasco el 26-J, se queda tercero

Vídeo: Los integrantes de Elkarrekin Podemos, tras conocer los resultados - EFE

Podemos llegó a la precampaña vasca envalentonado por sus resultados de las dos últimas elecciones generales, en la que logró una victoria histórica en el País Vasco, con más votos y más escaños al Congreso que el PNV y Bildu. «Vamos a romper el tablero vasco», proclamaron los de Pablo Iglesias, que fueron rebajando su euforia a medida que la demoscopia confirmó que no es lo mismo votar a las Cortes Generales que al Parlamento vasco, donde el nacionalismo siempre crece.

Mismos caladeros

Al final, Podemos no solo no ha batido al PNV, sino que ha sucumbido ante Bildu, su verdadero rival, ya que beben en los mismos caladeros ideologícos. Los 63.000 jóvenes vascos que se han incorporado al censo en estos comicios tampoco han servido de motor para el cacareado «sorpasso».

Aun así, Podemos logra irrumpir con fuerza en la Cámara de Vitoria en su primera tentativa y en la nueva legislatura contará con 11 escaños, el 14,83 por ciento del voto total. La candidatura encabezada por Pili Zabala se sitúa en tercera posición, por delante de los dos partidos tradicionales, PSOE y PP, pese a la bisoñez de una candidata a la que quedó claro que le faltan tablas. Los socialistas vascos son los grandes damnificados por la entrada de Podemos, que ha cautivado a la mitad de su masa social (el PSE se derrumba, de 16 escaños a 9, confirmando los peores pronósticos).

EH Bildu, que consiguió 224.254 votos y 17 escaños, se convierte en segundaa fuerza política en el País Vasco justo cuando peor parecía tenerlo: los pronósticos apuntaban a que Podemos podría adelantarles, por la inercia de su éxito en Euskadi en los últimos comicios generales.

Pero ese miedo finalmente ha demostrado no estar justificado: los datos han devuelto fuerza a EH Bildu, como pudo comprobarse anoche en las eufóricas palabras de Otegui al finalizar el escrutinio. Su discurso, de satisfacción desbordada, parecía obedecer más al alivio por el peligro conjurado. «Nos daban por enterrados», reconoció, pero «esto no ha hecho más que empezar» porque «el asalto a los cielos comienza esta noche».

Les doblan en Guipúzcoa

En la formación independentista optaron por rebajar la dureza de su campaña, reduciendo los elementos identitarios y centrándola en los temas sociales para intentar recuperar el terreno ganado por la formación morada.Los electores han optado claramente por EH Bildu en todas las provincias. Salvo en Álava, donde la diferencia entre ambos partidos es de apenas un punto y medio y 2.500 votos —26.803 de EH Bildu frente a 24.299 de Podemos—, en las otras la diferencia se acrecienta. En Vizcaya, Podemos tiene 84.034 votos frente a los 99.270 de EH Bildu: ambas obtienen el mismo número de diputados, cuatro.

Y aún mayor es el salto que se produce entre los apoyos obtenidos por ambas formaciones en Guipúzcoa: aquí, la candidatura de EH Bildu dobla la de Podemos, con 98.181 votos y ocho escaños frente a los 48.338 sufragios del partido de Pili Zabala.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios