Elecciones

Andoni Ortuzar: «La meta de Sabino Arana era un Estado vasco, hoy ya no»

El presidente del PNV cree que la propuesta de Sánchez de buscar gobierno «tiene más de ardid electoral que profundidad», pero se abre a negociar

Andoni Ortuzar, ante la sede de Sabin Etxea, con el cartel de Urkullu de fondo
Andoni Ortuzar, ante la sede de Sabin Etxea, con el cartel de Urkullu de fondo - ABC

El PNV de Iñigo Urkullu, que reeditará su victoria el domingo en las urnas, ha revisado sus tesis soberanistas, consciente de que la independencia es un imposible. Su presidente, Andoni Ortuzar, dice en una entrevista con ABC que está abierto a negociar el apoyo de sus diputados en el Congreso a cambio de priorizar lo que llama «la agenda vasca», incluido el reconocimiento del País Vasco como una «nación».

¿Estamos ante la renuncia del PNV a su viejo anhelo del Estado vasco?

No. El Partido Nacionalista Vasco lleva en su nombre su ideología. Euskadi es una nación con derechos políticos y hay que reconocérselos. Es verdad que no estamos en el momento fundacional. Hace 120 años, para Sabino Arana la meta era un Estado-nación, lo que veía en Europa. Hoy, con los Estados cediendo autonomía y desdibujándose, el concepto de nación tiene que ser otro. Aspiramos a lograr el estatus de mayor libertad.

¿En qué se traduce ese estatus?

Conseguir el reconocimiento nacional en Europa y una relación de bilateralidad con España. Queremos una soberanía compartida con el Estado.

«Queremos una soberanía compartida con España y con Europa, el reconocimiento de que somos una nación»

Sin estructuras propias de Estado...

Es que se están difuminando en la UE. Antes eran: una moneda, un ejército, una política económica. Ahora eso ahora está en común. La soberanía nacional, la capacidad legislativa... más del 60% de la normativa española proviene de Europa. Todo es hoy en día relativo. Más que soberanías estancas son soberanias compartidas. Bueno, pues nosotros queremos eso,una soberanía compartida con el Estado español y con Europa.

Pues hasta hace bien poco, 2009, el PNV sí defendía la independencia...

Y la seguimos defendiendo. No renunciamos a la última meta porque no sabes cuál es la evolución del mundo. Pero nos adecuamos al momento que vivimos. Igual que el Partido Socialista ha hecho un viaje del marxismo-leninismo a la socialdemocracia.

O sea, plantean un viaje a Ítaca, donde lo importante no es llegar, es el camino, como decía el poeta Cavafis.

Cavafis y un intelectual más cercano a España, Machado. Caminante no hay camino, se hace camino al andar...

¿Y cómo gestionan la frustración de sus bases? ¡Les prometieron la independencia no hace tanto tiempo!

Partimos de un error. El Plan Ibarretxe no era la independencia. Era un nuevo estatuto político desarrollado conforme a la legalidad vigente.

¿Cuál es el nuevo plan del PNV?

Proponemos un proceso. Un acuerdo entre partidos vascos lo más plural posible. Una consulta habilitante para que la gente refrende. Con ese respaldo social iríamos a negociar a Madrid. Lógicamente sujeto a modificaciones. Y ese resultado final tendríamos que someterlo a referendo. Seguramente nos saldría una pregunta distinta a la de «¿independencia, sí o no?».

«Se parte de un error: el Plan Ibarretxe no era la independencia»

PPy PSOE rechazan la consulta.

Es cuestión de voluntad política. El PNV es el mismo que en el 78 no entró en la Constitución pero negoció y entró en el Estatuto del 79. Y ahora estamos por llegar a acuerdos, dispuestos a dejar pelos en la gatera de su ideología, de su meta fundacional.

¿Y con quién lo ve más factible?

Hemos tenido experiencias desagradables con González, Aznar y Zapatero. Con Rajoy estos años, nada...

¿Ha mejorado su relación con Rajoy?

Sí. Hablamos con cierta regularidad.

¿Le pidió apoyar su investidura?

No.

¿Y Sánchez? ¿Qué le parece su nuevo intento de formar gobierno?

Yo creo que el anuncio, por cómo se produce y cuándo, tiene más de ardid electoral que profundidad. El PSOE sabe cuáles son los términos de acuerdo con el PNV. Igual que si nos llama Rajoy, iremos a hablar con uno y otro.

¿Cuáles son esos términos?

Que la agenda vasca esté presente en la nueva legislatura. Es más que el modelo territorial, que el nuevo estatus. Hay otros temas como la industria, la pesca, la política financiera...

¿La consulta será una línea roja?

No, lo que pedimos es un proceso de diálogo, manifestación de voluntad política de que se abordará la cuestión territorial. El PNV va a intentar la vía bilateral. Somos muy tercos. Pero es que el modelo territorial es un desastre, el Estado español tiene más agujeros que una favela. No queremos que nadie comulgue con ruedas de molino contrarias a sus idearios. Pero nosotros tampoco.

¿Están entonces dispuestos a entrar en pactos para la gobernabilidad?

En nuestro ideario no está ser un instrumento para la gobernabilidad de España pero nunca hemos rehusado arrimar el hombro. Solo pedimos en justa reciprocidad que haya una apertura de mentes para entender que este modelo de Estado no funciona y tiene dos problemas sin arreglar: Euskadi y Cataluña. Hay que arreglarlos. No seguramente desde las tesis que proponemos al 100%, pero menos desde el inmovilismo del PP. O del PSOE, que andan parecidos hasta ahora.

«En nuestro ideario no está ser un instrumento para la gobernabilidad de España, pero nunca hemos rehusado arrimar el hombre»

Volviendo al Gobierno vasco, ¿qué formula de gobierno ve más factible?

Un gobierno de coalición.

¿Entre quién?

Entre EAJ y PNV (se ríe). La aritmética es muy importante. Estos cuatro años visto desde fuera parecen plácidos, pero han sido muy complejo llegar a acuerdos cada jueves para que las políticas del gobierno avanzaran en el Parlamento. Si pudiéramos darle una mayor estabilidad a las instituciones... La aritmética manda mucho.

¿Confía en que el desplome del PSE no sea tan grave como anuncian las encuestas?

No sé. Están desnortados. Están más a tapar las vías de agua en España y aquí, porque se le ha marchado el electorado a Podemos.

¿Le seduce algo la oferta de tripartito de Otegui?

No.

¿Nada?

No.

¿El Gobierno de Navarra no es un espejo para Euskadi?

No. Participamos y lo sostenemos y defendemos allí porque atendía a una emergencia política y social. UPN se estaba cargando Navarra con un grave deterioro social, político y económico. No había más remedio que un gobierno de concentración nacional, comunitario, para sacar adelante el Viejo Reino.

¿Y les complace que Podemos apueste por el derecho a decidir?

No sacralizamos el mero enunciado de que es favorable al derecho a decidir. Tendremos que hablar, ver hasta dónde quiéren desarrollarlo y cómo. Una cosa es el eslogan y otra la realidad. Veo a Podemos con pocas ganas de poner la carne en el asador en España con el derecho a decidir.

«Veo a Podemos con pocas ganas de poner la carne en el asador en España con el derecho a decidir. Una cosa es el eslogan y otra la realidad»

¿Diría que se hace política en libertad en Euskadi?

Sí. Esto ha cambiado mucho. Hemos visto escenas que antes eran un sueño, una utopía. Hemos visto a Rajoy paseando por San Sebastián, el PP ha hecho campaña electoral con furgoneta por todos los pueblos... Todos hacemos campaña en buenas condiciones.

Cómo es posible que un expreso de ETA ocupe el sillón del alcalde de Lequeitio, del PNV?

No me gusta. Y al alcade tampoco. No hubo autorización. Pero los pueblos pequeños es lo que tiene, la configuración política es la que es. Estamos empatados a votos y concejales PNV y Bildu. Todos los concejales tienen la llave para entrar al ayuntamiento.

¿El PNV peca de etnicismo en la elección de nombres en listas y cargos? Hay un dominio absoluto de apellidos vascos. Lo dice el estudio del exrector de la UPV Manu Montero...

No. El que tiene un problema es él. Es malo vivir preso de las obsesiones y en Euskadi, seguramente con razón porque ha estado perseguida, hay gente que está obsesionada. El PNV es un partido interclasista y su militancia y votantes no nos clasificamos por la procedencia o apellidos. Si cogemos la lista del EBB (ejecutiva del PNV), el primer nombre que me viene es Koldo Mediavilla: su padre burgalés y madre vasca. Pero es que tiene lógica prque venimos de una tradición de familias de mucho tiempo y el proceso de incorporación de otra gente que proviene de otras culturas y lugares ha sido posterior. Le reto a Manu Montero a que haga ese análisis en las listas municipales. Yo soy un pueblo de la margen izquierda (Abanto y Ciérvana), pueblo minero. El mote de mi familia eran «los vascos». Si repasas hoy la lista del PNV del Ayuntamiento más de la mitad de la gente tiene apellidos castellanos. Sus padres son nacidos fuera de euskadi, ellos ya dentro. Eso está superado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios