ELECCIONES GALLEGAS 2016

Villares recorre las villas donde menos se vota a En Marea

Beiras critica a Pontón por querer «asegurar un puesto» al liderar la lista de La Coruña

El candidato de En Marea a la Xunta de Galicia, Luis Villares
El candidato de En Marea a la Xunta de Galicia, Luis Villares - EN MAREA
MARIO NESPEREIRA - @ Monforte De Lemos (Lugo) - Actualizado: Guardado en:

La ruta de campaña de En Marea no ha sufrido cambios. Los rupturistas siguen haciendo una apuesta por las villas medias y las provincias del interior, en primer lugar, y por los líderes de «casa», con la especial presencia de Xosé Manuel Beiras. Toda una paradoja si se tiene en cuenta que uno de los caladeros de voto claves del populismo han sido siempre las urbes y las áreas metropolitanas.

Ayer fue Monforte y Chantada, donde en los pasados comicios generales En Marea no pasó de ser tercera fuerza. Villares admitió en la comarca de Lemos sus nervios durante el debate de la TVG. Comprobó que el mensaje dirigido por el PP, el del «lío» del multipartidismo cala en algunos sectores. Como muestra, la número dos por la provincia de Lugo, la militante de Cerna Paula Verao, se enfrentó a una pregunta amarga de un bodeguero: «Yo quería preguntar si se va a repetir el esperpento del descabalgamiento de listas que se reprodujo en la legislatura pasada», cuestionó. Verao y Villares se empeñaron a fondo para responder que el rupturismo es ahora «un partido» que suma «gota agota» la marea.

El exmagistrado se alteró al hablar de listas de espera y recortes en servicios públicos. Por veces, trata de alternar su lado más presidenciable por la agresividad que delega progresivamente en sus compañeros de cartel. Una de ellas es la propia Verao. La representante del sector nacionalista de la organización gana peso en los actos. En mitad del mitin abrió la caja finlandesa de la Xunta para atacar al gobierno autonómico por promover «limosnas para natalidad».

Pero si de algo sirvió el encuentro en Chantada y Monforte fue para acreditar que Xosé Manuel Beiras sigue siendo el aura que hace restallar los aplausos. Sus comparaciones goyescas de Alberto Núñez Feijóo sacan adelante los actos. «Lo de ayer (por el lunes) no fue un debate», afirmó, para introducir alguna de sus frases ya típicas: «Estos (por el PP) practican el exterminio del campesinado»

El histórico líder marca el paso de la organización, que define como la «antítesis del Partido Podrido». Recado incluido a Ana Pontón, a la que criticó su posición en la lista por La Coruña para asegurar «un puesto» en vez de por la lucense, atendiendo a sus orígenes de Sarria. Villares evitó entrar en ese terreno, conocedor de que su hipotético paso por San Caetano depende de su antiguo partido, el Bloque.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios