Elecciones

El PP consolida su mayoría absoluta en Galicia con un PSOE hundido

Los socialistas retroceden y están a punto de ser superados por En Marea

Ciudadanos puede lograr un escaño por La Coruña y otro por Pontevedra

Resultados de la encuenta de GAD· para ABC sobre la estimación electoral en Galicia para el próximo 25-S
Resultados de la encuenta de GAD· para ABC sobre la estimación electoral en Galicia para el próximo 25-S - ABC

En plena parálisis política en España, las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco del próximo domingo pueden ser determinantes para romper ese bloqueo y facilitar la formación de Gobierno antes de que el 31 de octubre acabe el plazo constitucional. Según las encuestas de GAD3 para ABC, el resultado en Galicia fortalecería claramente la posición del PP, mientras que el PSOE confirmaría su hundimiento tanto en esta Comunidad como en el País Vasco. Aquí, la necesidad de pactos del PNV podría abrir un nuevo escenario de diálogo a partir del lunes 26, y favorecer el acercamiento entre este partido y el PP.

En Galicia, el candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, se encamina hacia su tercera mayoría absoluta. En 2009 puso fin al Gobierno bipartito del PSOE y BNG y llegó al poder con 38 diputados (en un Parlamento de 75). En octubre de 2012, Feijóo consiguió su segunda mayoría absoluta, con 41 diputados, lo que ya supuso entonces un balón de oxígeno para Mariano Rajoy en el Gobierno de la Nación, en el peor año de la crisis económica y en un momento político especialmente convulso por los ajustes. Ahora, en las elecciones del próximo 25 de septiembre, el candidato del PP gallego está a punto de conseguir esa tercera mayoría consecutiva que le permitiría gobernar hasta 2020, y que sin duda reforzaría también a Rajoy en un escenario político muy delicado.

Solo vale la absoluta

Según GAD3, el PP obtendría entre 39 y 41 escaños, por lo que tendría asegurada la mayoría absoluta (38). A los populares no les vale ganar por 37 o menos, aunque se queden a mucha distancia de sus adversarios, ya que los diputados de Ciudadanos no están asegurados, y el pacto de «todos contra el PP» estaría asegurado entre el PSOE, En Marea (el Podemos gallego) y el BNG. Este supuesto pacto es de las pocas cosas sobre las que no existe duda alguna. De hecho, ninguna de estas formaciones se presenta con el objetivo de ganar, sino con la intención de sumar con el resto y echar a Feijóo de la Xunta.

Adversarios desconocidos

Los populares mejoran en estimación de voto y llegan hasta el 46,6 por ciento, frente al 45,8 por ciento de 2012. No es su récord, ya que en tiempos de Manuel Fraga llegaron a tener un 51,9 por ciento de los votos, con 43 escaños (en 1993). En 1997 repitieron ese porcentaje, con 42 diputados y todavía en 2001 se mantuvieron por encima de la barrera del 50 por ciento (51,3 por ciento y 41 escaños). En 2005 bajaron al 45 por ciento, y 37 diputados, uno menos que la mayoría absoluta, suficiente para que el PSOE, con el 33 por ciento de los votos y 25 diputados, pactara con el BNG para gobernar.

La principal baza de Feijóo frente a sus adversarios es que estos son desconocidos, y además se presentan cuando sus partidos están en crisis

Feijóo cuenta a su favor con la jaula de grillos que existe entre sus principales adversarios, unos desconocidos para muchos y que se presentan a las elecciones en un proceso de crisis interna en sus respectivos partidos. Por el PSOE se presenta Xoaquín Fernández Leiceaga, y por En Marea, Luis Villares. En el BNG, la candidata es Ana Pontón, y por Ciudadanos, Cristina Losada. En el barómetro preelectoral del CIS, solo el 1,5 por ciento asegura que no conoce a Feijóo, frente al 51,6 por ciento que no sabe quién es el candidato del PSOE y el 67 por ciento que no conoce al número uno de En Marea. Pontón es una desconocida para el 57,6 por ciento, y Losada, para el 68,1 por ciento.

El PSOE obtendría uno de los peores resultados de su historia en Galicia, según GAD3. La candidatura socialista se queda en un 20,2 por ciento de estimación de voto, con 16 o 17 escaños, frente al 20,6 por ciento y los 18 diputados de 2012. Sería su peor dato desde las primeras elecciones autonómicas, de 1981. Los socialistas gallegos seguirían así la senda marcada por Pedro Sánchez en el conjunto de España, en un declive continuo que registró su punto más bajo en las elecciones generales del 26 de junio.

Hegemonía de la izquierda

Pese a la caída del PSOE gallego, podría resistir y evitar el salto de la marca territorial de Podemos en esta Comunidad, en el combate particular entre estas dos formaciones por la hegemonía en la izquierda. Los socialistas mantienen a duras penas el segundo puesto, pero En Marea le pisa los talones, con un 19,5 por ciento de estimación de voto, y entre 14 y 16 diputados. Desde la anterior encuesta de GAD3, en abril, En Marea ha ganado 1,6 puntos en estimación de voto, por lo que no se descarta el salto en el último momento, lo que podría ser una puntilla decisiva para los socialistas, y en concreto para su secretario general.

Los socialistas mantienen a duras penas el segundo puesto, pero En Marea le pisa los talones

El cuarto partido en liza es el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), en caída libre como se comprueba por su evolución en los últimos años. El BNG apenas superaría el 5 por ciento en estimación de voto, con dos o tres escaños como mucho, muy lejos de los siete que logró en 2012 (con un 10,1 por ciento de los votos). En estos cuatro años, ha perdido la mitad de esos apoyos, que han ido a parar a la marca populista. Esta se alimenta del BNG, pero también de la antigua EU-Anova, además de votos perdidos del PSOE.

La opción de Ciudadanos

El último partido que podría conseguir representación en el Parlamento gallego, o no, sería Ciudadanos. En abril, el partido naranja entró bien en las encuestas gallegas, con un 5,1 por ciento de estimación de voto y dos o tres diputados. Pero en estos meses su opción se ha desinflado y ha caído hasta el 3,9 por ciento, que podría traducirse en cero escaños o en dos, uno por La Coruña y otro por Pontevedra.

La lucha entre En Marea y el PSOE es especialmente intensa en esas dos mismas provincias, donde los populistas pueden adelantar a los socialistas y convertirse en el segundo partido, por detrás del Partido Popular.

El aprobado de Feijóo

Con estos datos parece lógico que un 91 por ciento de los entrevistados crean que el partido ganador en las elecciones del 25 de septiembre será el PP, y solo un 6,1 por ciento todavía piense que ganará el PSOE, u otro 6 por ciento que cree que el primero será En Marea.

Alberto Núñez Feijóo llega al final de este mandato con el aprobado de los gallegos, como se desprende de la encuesta. El 34,2 por ciento califica de buena la gestión del Gobierno del PP, por encima del 32,1 por ciento que cree que ha sido mala, y del 31,2 por ciento que lo deja en un «regular». Los gallegos también tienen claro que un Gobierno tripartito (PSOE-En Marea-BNG) no lo habría hecho mejor. Solo el 20,2 por ciento piensa que el balance sería más positivo con ese Gobierno multicolor.

Finalmente, cuando se pregunta a los entrevistados a quién prefieren como presidente de la Xunta para los próximos cuatro años, en primer lugar, con mucha diferencia respecto al resto, sitúan a Núñez Feijóo: un 47,1 por ciento lo prefiere, frente al segundo, que sería Villares, y que se queda en un 11,5 por ciento. Es significativo que solo el 45 por ciento de los votantes socialistas quieren que gobierne su candidato, y un 12 por ciento prefiere que Feijóo siga siendo el presidente de la Xunta, aunque no le piensen votar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios