Elecciones 25-S

Leiceaga recoge para el PSdeG el peor resultado de su historia

Los socialistas sacan 14 escaños y se sitúan como la tercera fuerza del Parlamento

Pilar Cancela, presidenta del PSOE gallego
Pilar Cancela, presidenta del PSOE gallego - EFE
Marcos Sueiro Santiago - Actualizado: Guardado en:

Los pronósticos se cumplieron y el PSdeG de Leiceaga y Cancela no fue capaz de romper la mayoría del PP y conservar la hegemonía en la izquierda. Los socialistas consiguieron 14 escaños y un porcentaje del 17,89 por ciento de los votos. Este resultado no tiene precedentes, salvo los 15 escaños conseguidos en 1997 por Abel Caballero en una coalición con Esquerda de Galicia. La derrota fue recibida en O Pino con resignación. La primeras palabras del candidato socialista fueron previsibles: «Seguramente no fuimos capaces de explicarle a los gallegos nuestra alternativa» y añadió: «No podemos ser satisfechos y haremos un análisis más sosegado».

Leiceaga compareció en la sede socialista pasadas las once de la noche. A su lado, el coordinador de campaña, José Manuel Lage, la presidenta de la gestora, Pilar Cancela, e históricos como Antón Louro o Modesto Pose. Ni un solo representante de los críticos y ausencias de Orense y Pontevedra.

Los socialistas no tuvieron victorias parciales y la derrota fue clamorosa en todas las ciudades gallegas. Sin embargo, fue Vigo, con un 22,75, por ciento tuvieron el resultado más destacado frente al 19 por ciento de media conseguido en el resto de capitales. También fue llamativa la caída en votos en Vilagarcía de Arousa, Lugo, Orense y O Barco de Valdeorras. La derrota de los socialistas fue anticipada por numerosos dirigentes de la formación. Solo la persistencia de la presidenta de la gestora, Pilar Cancela, la disposición de Xoaquín Fernández Leiceaga para convertirse en un instrumento del aparato federal, y del ex secretario general, José Ramón Gómez Besteiro sirvió para lanzar un proyecto que prescindió de la mitad de partido y que ha dejado a los socialistas en una situación que no conoce precedentes.

La génesis del desastre comenzó a gestarse cuando fue derrotado José Luis Méndez Romeu en las primarias. En la elaboración de las listas se consumó una venganza que propició el enfrentamiento directo del alcalde de Vigo, Abel Caballero, y del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Sin temblarle el pulso, la dirección federal accedió a las peticiones del candidato y purgó las candidaturas aprobadas por los comités provinciales de Pontevedra y Orense. Fernández Leiceaga justificó la depuración basándose en «la renovación» y evitó cualquier explicación.

El guión de la campaña fue trazado de forma personalísima por el coordinador de campaña, José Manuel Lage, y en las provincias se prescindió de la estructura del partido. La propia dirección federal se mostró preocupada y solo la lealtad de Cancela a Sánchez saldó todas las «salidas del guión» de la dirección gallega.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios