Elecciones en Galicia 2016 La Galicia que sí mejora

Un 22% más de gallegos que en 2012 ven con optimismo la situación general, según la encuestra preelectoral del CIS

El candidato de En Marea, Luís Villares, se saluda con el alcalde de Santiago, Martiño Noriega.
El candidato de En Marea, Luís Villares, se saluda con el alcalde de Santiago, Martiño Noriega. - MIGUEL MUÑIZ
MARIO NESPEREIRA - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

Pueden explicarse muchas cosas de las elecciones gallegas a partir de un solo dato. El de la situación general en Galicia y España extraído de la encuestra preelectoral del CIS. Un 26,6% de los gallegos considera que la Comunidad está en una situación buena o muy buena y el 23,3% mala o muy mala. En España, ese dato se dispara: solo un 6,6 ve el panorama del país positivamente y el 23,3 observa un paisaje tirando a negro.

A partir de ese dato pueden partir muchos análisis para comprender qué depararán las urnas del 25-S y la posterior interpretación en clave nacional. Especialmente, si se tiene en cuenta la preelectoral de las últimas autonómicas de 2012. Aún diferenciando el contexto político y económico, observaba a un 67,4% que mostraba su indignación por el trabajo de la clase política, y a un 69,7% que veía la situación económica mala o muy mala. Entonces solo un 4% veía con optimismo el presente económico del país. La diferencia, en un cuatro años, es nítidamente observable.

Cambio de actitudes

Ahora los gallegos creen, reformando la frase mítica de Aznar, que «Galicia va bien» si se contrapone con el resto de España. Cifrando las actitudes, ese 4% se ha transformado en un 27,7% de los gallegos que ven que las cosas van mejor ahora que hace cuatro años. Un 31,8% opinan al contrario.

Especialmente optimistas se muestran los encuestados cuando se les pregunta directamente por la gestión de Feijóo al frente de la Xunta. El 36,4% pone una nota buena o muy buena a su labor, más que el 29,3% que opta por suspender la legislatura del líder de los populares. En 2012, la aprobación al segundo mandato conservador no llegaba al 25%. Con la vista puesta en el futuro, un tercio de los votantes opina que el Partido Popular es la mejor opción para resolver los retos del futuro. A más de doce puntos le sigue En Marea. Los que creen que los socialistas pueden sacar adelante los asuntos importantes del gobierno no llegan al diez por ciento (8,2).

Quizá el dato más esperanzador para el equipo electoral del PP es el del 37,9% que desea un tercer mandato de Feijóo frente al 7,2 que prefiere dar una oportunidad a Leiceaga.

Corregir el ‘debe’ que tiene pendiente la autonomía pasa inexorablemente por las urnas. Tras converger en los años 90 con las tendencias de participación españolas —Galicia fue siempre una Comunidad abstencionista—el CIS muestra ahora que un 73% afirma que irá a votar con toda seguridad y 16,2 lo hará «probablemente». Hace cuatro años, cuando la participación fue del 63,8%, un porcentaje inferior al actual (62,2%) tenía pensado llevar la papeleta a la urna.

Muy a tener en cuenta es que seis de cada diez ya tienen decidido su voto. Los que aún no lo han valorado, tomarán muy en cuenta los asuntos propios de Galicia (65,3%), por encima de otros circunscritos al conjunto del Estado (22,4%). Contrasta con el poco interés con el que dicen seguir la campaña (35,2%).

Preocupaciones

No hay muchos cambios, en este sentido. El paro, la economía y la sanidad siguen copando los puestos más altos en el ranking de preocupaciones. A siete de cada diez les preocupa el desempleo y a casi dos (17,3) el estado del sistema sanitario. El 10,5% sostiene que los problemas económicos (precios, nivel de vida, facturas, etc.) son los más graves de la Comunidad. La clase política baja al sexto lugar, con un 6,9%, seguida de la corrupción y fraude (6,1%). Tengan que ver con Galicia o con el conjunto de España, es evidente que el éxito electoral depende las respuestas que los partidos sepan dar a los problemas de siempre, los del bolsillo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios