EN MAREA

Villares, en el debate: «Feijóo será recordado como la historia de un fracaso»

El candidato de En Marea se mostró agresivo con Feijóo en el bloque económico y en el de regeneración democrática

El candidato a la Xunta por En Marea, Luís Villares, antes de comenzar el debate
El candidato a la Xunta por En Marea, Luís Villares, antes de comenzar el debate - M. MUÑIZ
MARIO NESPEREIRA - @ABCEnGalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

«¿Es así como se mantienen en pie las paredes de Galicia, con paro, emigración y precariedad?». Así centró el presidenciable rupturista, Luís Villares su relación de ataques reiterados al Partido Popular, al que tildó de responsable de «siete años de plagas bíblicas». El candidato de En Marea salió, en la línea de la organización, a mostrar que tan solo el rupturismo es la alternativa, sin acercar posturas o tejer estrategias conjuntas con los socialistas, sus hipotéticos socios.

En materia económica, tras achacar que hay un 12% menos de empleo y que cuatro de cada diez jóvenes está en paro, se refirió a un modelo superficial basado en la «investigación y la industria como motores de crecimiento» y otras recetas ya conocidas como la modificación del Igape o la devolución de las competencias sobre la AP-9: «Nos pondremos firmes delante del Partido Popular», destacó, para levantar un «país más justo».

Villares planteó un debate a la contra. Desde achacar que Feijóo «lleva siete años sin hacer nada» hasta hacer una construcción repetida sobre la forma en la que el popular será recordado: «Será recordado por jugar con la esperanza de la gente con los contratos de Pemex, por dejar escapar las cajas gallegas y, en definitiva, será recordado por ser la historia de un fracaso». Las propuestas en sectores productivos no fueron más allá de decir que «En Marea está a favor de la gente del mar y no de quien vende el país», o señalar que del 40% de la producción láctea gallega sobre el total estatal, solo se transforma un 10%.

Sobre las rías, otra vez a por el PP: «Si ustedes hicieran su trabajo no tendríamos que proponer un plan de limpieza de las Rías». Aunque lo cierto es que Feijóo respondió con los 1.000 millones invertidos por la Xunta. Llamó la atención la negación recíproca que Leiceaga y Villares hicieron el uno del otro, sin presentar una estrategia mínima común. Al de En Marea se le vio al comienzo tenso, recurriendo a los papeles. Elevó el tono, cayendo incluso en incorrecciones, como cuando se refirió a los quirófanos del Meixoeiro, en reformas, o cuando echó el resto en el bloque de regeneración democrática. Probablemente, al votante que dudaba si votar a En Marea, tras el debate pudieron quedarle las mismas dudas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios