ELECCIONES EN GALICIA 2016 Pedro Sánchez avala un pacto con Podemos que evita en España

El candidato coruñés critica la gestión de En Marea y reivindica a FranciscoVázquez

El secretario genenal del PSOE junto a Leiceaga y Cancela en el mitin de Santiago
El secretario genenal del PSOE junto a Leiceaga y Cancela en el mitin de Santiago - EFE
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

Pedro Sánchez se incorporó ayer al pelotón de Leiceaga. El líder federal tratará de dar brío a la campaña gallega que no genera entusiasmo ni entre los suyos. El recorrido comenzó en Lugo. Tras repasar los lugares comunes de los socialistas, el secretario general del PSOE se agarró al debate entre los candidatos a la presidencia de la Xunta para avalar el posible pacto de izquierdas frente a Feijóo y el Partido Popular. Sánchez afirmó: «El cambio es como una nave y el timón de esa nave es el PSOE» y aclaró que la dirección de los socialistas permite que los gobiernos en las ciudades funcionen. Además anunció: «Nosotros no vamos a fallar al cambio», pero recordó que los diputados de En Marea votaron en contra de su investidura. En todo caso, el modelo gallego no sirve para Madrid y el líder del PSOE mediatiza cualquier encuentro con Podemos al apoyo de Ciudadanos, a quienes acusó de practicar «los vetos cruzados»

Sin embargo, el guión escrito por la dirección de campaña de los socialistas se saltó al llegar a La Coruña. El candidato de la ciudad herculina al Parlamento, Juan Díaz Villoslada, criticó abiertamente a las Mareas y los responsabilizó de la parálisis de la ciudad. Sin titubear reivindicó el legado de socialistas históricos como Francisco Vázquez o el expresidente Fernando González Laxe, quien estuvo presente en el mitin.

La agenda de Sánchez hizo un hueco para la presencia de algunos de los díscolos. En Ferrol, la teniente alcalde, Beatriz Sestayo, recordó que en la urbe naval nació el fundador del PSOE, mientras muchos militantes susurraban que «la ciudad no cuenta con representación en la lista». En todo caso, Sestayo pareció olvidar la afrenta y despidió personalmente a todos los asistentes al mitin.

Tampoco defraudó la secretaria local de la agrupación de La Coruña, Mar Barcón. Saludó con entusiasmo la visita de Sánchez, pero quiso recordar la huella de los socialistas en la ciudad. Ejemplificó la actuación de los equipos municipales del PSdeG en el propio Colegio Público Curros Enríquez, lugar donde se celebró uno de los dos mítines de las autonómicas.

Y tras los teloneros y el secretario general, fue el turno del candidato a la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga. El aspirante no abandona su idea de reforzar los servicios sociales. En Ferrol, anunció que presentará desde el Parlamento de Galicia una ley gallega que garantizará el sistema de pensiones de todo el Estado. El candidato también recuperó su promesa de eliminar el copago sanitario al que tienen que hacer frente los jubilados gallegos con sus «pensiones reducidas», aunque «las cantidades en sí mismas no sean excesivas», puede convertirse en una carga «poco soportable», sobre todo si de ese subsidio «tienen que acabar viviendo también los jóvenes».

También apuntó Fernández Leiceaga que su gobierno contrataría a 1.500 profesionales sanitarios para cubrir las 1.400 plazas que ha recortado en la sanidad pública gallega el Partido Popular en los últimos ocho años, una rebaja que también ha supuesto la supresión de unas 1.000 camas en centros públicos. Finalmente, hizo referencia a Feijóo, quien presenta una «Arcadia feliz», un «mundo paralelo» en el que sólo el vive, «una Galicia sin problemas», de modo que no fue capaz de presentar «ninguna propuesta nueva».

Y la caravana llegó a Santiago. Sánchez fue recibido con entusiasmo en un antiguo cine de la capital. Por vez primera en la campaña tomó la palabra la presidenta de la gestora, Pilar Cancela, quien se esmeró en mostrar su apoyo a Pedro Sánchez por su «no» a Mariano Rajoy. También saludó «las respuestas nuevas» de Leiceaga y la pluralizó en todos los campos de la acción política.

Leiceaga, que se proclamó noiés y santiagués a la par, recogió las ideas planteadas a lo largo del día y fue particularmente incisivo con la «corrupción que afecta al PP». Recordó el alcalde dimitido de Santiago y se comprometió a liderar un «gobierno limpio en la Xunta de Galicia».

Corrupción política

La jornada de la caravana convirtió a Pedro Sánchez en la estrella de los socialistas. En los cuatro actos electorales repitió idénticos argumentos, pero se mostró más relajado que en otras ocasiones. Aseguró que había tranquilizado a su madre «porque tiene que oír que soy un radical».

La despedida del mitin de Santiago y La Coruña fue calurosa. Hoy el secretario general enfrenta una jornada especialmente difícil. Sánchez y Leiceaga estarán en la ciudad de Orense y en Vigo, las plazas más hostiles y en las que Leiceaga perdió las primarias frente a Méndez Romeu. La dirección normaliza estas visitas y el alcalde de Vigo estará preparado. También lo hará el cabeza de lista por Pontevedra, Abel Losada, quien confesó estar satisfecho con los ritmos impuesto en la campaña electoral.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios