Elecciones en Galicia 2016 Podemos controlará la mitad del grupo parlamentario de la Marea

Luís Villares, la cabeza de cartel a la presidencia de la Xunta, descarta disfunciones y Carmen Santos, número 1 por Pontevedra, pide «reconocer sensibilidades»

Luís Villares, ayer durante el análisis de los resultados que hizo a los medios de comunicación
Luís Villares, ayer durante el análisis de los resultados que hizo a los medios de comunicación - EFE
MARIO NESPEREIRA - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

El próximo grupo parlamentario de EnMarea será una amalgama de filiaciones en la que la mitad de los catorce asientos estarán ocupados por personas afines a Podemos. La coordinadora del partido instrumental se reunió ayer para reflexionar sobre los resultados obtenidos en las autonómicas y empezar a vislumbrar un horizonte que pinta igual de fragmentado que en el proceso anterior de fundación de las siglas. «No va a haber ningún problema en absoluto», despejó Luís Villares, sobre la posibilidad de desencuentros en la futura agrupación en O Hórreo: «Todos los diputados de En Marea son de En Marea». No obstante, la líder de Podemos Galicia dejó claro, en conversación con ABC, que la casa será común«siempre que no haya conflictos de intereses». Tanto en el partido como en las instituciones, Podemos cree que debe reconocerse su «sensibilidad mayoritaria en las zonas urbanas».

El candidato insistió a lo largo de la campaña en que desde la asamblea de Vigo la marca es ya un organización partidaria a todos los efectos. Sin embargo, solo él es un militante como tal. Siete diputados electos pertenecen a Podemos y sus correspondientes plataformas endógenas. Hablamos de Luca Chao, Magdalena Barahona y Francisco ‘Pancho’ Vidal; por La Coruña, y la propia Carmen Santos, con Marcos Cal, Juan Merlo y Paula Quinteiro por Pontevedra. En el caso de Anova, salieron elegidos Antón Sánchez y el exalcalde de Manzaneza, Davide Rodríguez. Manuel Lago y Eva Solla son de Esquerda Unida, así como Paula Verao pertenece a Cerna. Únicamente Ángeles Cuña, cabeza de lista por Orense, es independiente.

Tal y como está planteado el sistema actualmente, un militante que quiera participar en la dinámica interna tiene dos maneras de hacerlo. El proceso recuerda mucho al del BNG. De un lado, existe la clásica, afiliándose a una de las formaciones que integran el conglomerado de En Marea. Y la segunda es novedosa en la confluencia pero tradicional en el resto de organizaciones: obtener el carnet del partido, sin pertenecer a ninguna célula.

En principio tanto Villares como Santos rechazan la posibilidad de un desencuentro. Tras los comicios, el proceso de constitución de la Cámara se acelera y pronto deberán abordar quién —y de qué partido— ocupará los cargos del grupo parlamentario. La referente morada asegura que «tendrá que verse la paridad» y «la gente referencial en cada provincia y territorio para hacer un buen grupo», teniendo en cuenta que para ellos «existe un mandato del Sur» de Galicia. Eso será lo primero.

A continuación llegará una nueva Asamblea marcada en la hoja de ruta —según Villares previsiblemente «de aquí a finales de año»— en la que se discutirá por qué grado de integración se va a apostar. Podemos Galicia expresa su compromiso con el proyecto, pero no de cualquier forma: «Tendremos que hablar entre nosotros y tendrá que tenerse en cuenta la importancia de cada sensibilidad», asegura Santos, consciente de que Podemos ahora es mayoritario en el Parlamento.

Valoraciones

Villares salió tras la reunión con la coordinadora conforme a medias tras el resultado de anteayer. «Hay insatisfacción por un lado por no tener responsabilidades de Gobierno pero satisfacción por otro, porque tenemos un proyecto serio y con posibilidades de futuro». La convocatoria electoral «apresurada» y una cobertura deficiente de los medios fueron dos claves que a su juicio perjudicaron sus posibilidades. Por delante tienen ahora varios meses para «asentar» el proyecto y someterlo a un nuevo debate. Esperan contar con un clima de calma interna que hasta ahora se les había negado. Al menos hasta el 2020, el magistrado en excedencia se postula para seguir siendo la cabeza visible de los rupturistas gallegos.

Reflejado el descontento de los «tres tenores» rupturistas, otro de los hombres fuertes de En Marea, Antón Sánchez, se manifestó en la misma línea. Admite que su objetivo era que «triunfase una alternativa y no lo conseguimos, no puede ser otra la valoración». Con ese balance presente, valoran ser «segunda fuerza» y afirmarse como una «organización de base con suficiente peso». Tanto Sánchez como Villares restan importancia a la hipótesis de que el BNG les restara potencial. Carmen Santos promete que todos los miembros se dejarán«la piel» y añade que la gente pudo dejarse llevar por el «miedo a una situación de bloqueo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios