Elecciones en Galicia 2016 El frente lamenta los errores y ve el inicio de un «nuevo ciclo»

El BNG está a un cambio de estrategia de diluir su propia tradición. El domingo se presenta a un examen final

Pontón en el acto de cierre de campaña
Pontón en el acto de cierre de campaña - EFE
MARIO NESPEREIRA - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

«Un tempo novo» fue el eslógan escogido por la cúpula del Bloque Nacionalista Galego (BNG) para acudir a unas elecciones que pueden dirimir la propia supervivencia de una organización con más de 30 años de historia. Ese pensamiento sobrevolaba todos los actos al comienzo pero, tras el punto de inflexión del debate de la TVG, algunos cuadros se dieron cuenta de la dirección que el partido debía emprender. Un discurso nuevo, más joven, huérfano del poso de la clandestinidad que había impregnado la UPG al frente.

Tuvo que ser Ana Pontón, con carnet de la U, la que emergiera con un estilo y un liderazgo nuevos. Ayer, en Pontevedra, tanto la candidata como el cabeza de lista por la provincia, Luis Bará, reivindicaron que la campaña les había servido para decidir que el rumbo tomado por el Bloque era el adecuado. Pontón incluso llegó a admitir que el partido llegó a cometer «errores» en determinados momentos, pero que en la mente de los nacionalistas siempre «estuvo al lado de Galicia y de los gallegos».

Bará fue más lejos al dar por segura la apertura de un «nuevo ciclo», tras la desaparición institucional en los concellos de Vigo, Orense o el Congreso de los Diputados. Ni los cambios de marca —ahí están aún los vestigios de «Nós»— ni los amagos de confluencia con el rupturismo tuvieron réplica en las urnas. «Ahora tenemos una organización fuerte, activa y cohesionada», alegó Bará, para dar impulso a unas bases acostumbradas ya a ver cómo sus siglas pierden potencia. El BNG está a un cambio de estrategia de diluir su propia tradición. El domingo se presenta a un examen final.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios