Elecciones en Galicia 2016 Cancela achaca el fracaso del PSdeG a la «división interna»

El alcalde de Vigo exige explicaciones y desde Orense se piden «responsabilidades»

Pilar Cancela, ayer en la sede del PSdeG-PSOE
Pilar Cancela, ayer en la sede del PSdeG-PSOE - EFE
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

La presidenta de la gestora del PSdeG-PSOE, Pilar Cancela, intentó hacer ayer hacer un ejercicio de sinceridad para evaluar «los malos resultados electorales» cosechados por su partido, pero en seguida trató de identificar a los culpables fuera de la dirección. Según explicó «la división no ayuda a trasladar el programa a los ciudadanos» y aprovechó para lamentar la salida del exsecretario general Gómez Besteiro, tras ser imputado por diez delitos, que se convirtió en un «inconveniente».

La rapidez de la gestora en justificarse contrasta con el silencio prolongado durante el proceso de elaboración de listas y durante la campaña. Sin embargo, la valoración del alcalde de Vigo, Abel Caballero fue diferente. El regidor, prudente en sus declaraciones, pidió «explicaciones» y aseguró que «los resultados fueron diametralmente contrarios a lo que decían», censuró, antes de reconocer que «todo el mundo» en el PSOE «está preocupado» por lo sucedido en estos comicios, incluidos los votantes y todo el «cuerpo social» .

La voz de Caballero no fue aislada. Dirigentes como el exministro José Blanco dejaron constancia de su preocupación en las redes sociales:«Desolado. Qué más tiene que pasar para que el PSOE reflexione. Y de forma más explícita la mayoría de las agrupaciones locales de Pontevedra y Orense trasladaron su malestar a la dirección y exigen la caída del candidato Leiceaga y de la dirección gestora. En concreto, la exconselleira, Carmen Gallego, instó a Fernández Leiceaga aque «asuma en primera persona» la derrota y «no sea portavoz» en la nueva legislatura. «No puede ser la cara del PSdeG porque es la cara del fracaso», sentenció, al tiempo que advirtió de que tampoco pueden seguir liderando el partido quienes apostaban por este proyecto.

En la misma línea, la secretaria de Organización de Orense, María Quintas, ha exigido que se tomen «decisiones». Máxime, recalcó, después de que la campaña se gestionase totalmente «desde Santiago, puenteando a los comités provinciales» encargados de los actos. «Los responsables, que asuman sus decisiones», concluyó, a la vista de los datos «objetivos» de los comicios y finalmente, la exsecretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara, manifestó que la gestora debe asumir su responsabilidad en unos resultados «nefastos» y «dejar paso». «La lealtad y el amor a las siglas se demuestra actuando», sentenció.

Sin embargo, la dirección gallega no se da por enterada y a modo de justificación respondió de forma indirecta a Abel Caballero que «no hay que autoflagelarse porque somos un partido que pasamos momentos difíciles» y citó la derrota de 1997 que no «impidió que fuésemos gobierno en 2005».

Lejos del acto de contrición inicial de su comparecencia, la presidenta de la gestora evitó cualquierresponsabilidad «porque las decisiones que se tomaron están dentro de los estatutos».

El guión de la gestora pasa por reivindicar el «candidato y el trabajo hecho» y por tratar de enfriar las polémicas hasta que se celebre los congresos federal y gallego. De hecho, de manera solapada, Cancela volvió a mostrar su entusiasmo por el secretario general, Pedro Sánchez, y apostó por la celebración inmediata de un «congreso federal» ya que detrás de esta postura se encuentra «una decisión política y no orgánica». Con respecto a Galicia, la presidenta de la gestora anunció que el congreso gallego tendrá lugar después de la celebración del cónclave español. Finalmente, y según pudo confirmar ABC, los críticos intensificarán la presión para mostrar su malestar y «exigir responsabilidades».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios