Elecciones en Galicia 2016 Beiras sale al rescate de Villares ante el perfil bajo de campaña

El candidato, Luís Villares, recurre a su «guía» y «referente», el histórico dirigente nacionalista, para dar empaque a los actos de En Marea

Beiras, con la foto de fondo del candidato, Luís Villares
Beiras, con la foto de fondo del candidato, Luís Villares - EFE
MARIO NESPEREIRA - @abcengalicia Orense - Actualizado: Guardado en:

Como los viejos rockeros nunca mueren, En Marea se estrenó en la primera jornada de campaña con su Mick Jagger, Xosé Manuel Beiras, y una buena dosis de letras duras. «Es nuestra guía, nuestro referente y el teórico del movimiento», presentó el candidato Villares a la persona que salió ayer al paso para sacarlos de cifras de desconocimiento, según el CIS, cercanas al 57%. El exmagistrado en excedencia del TSXG intenta paliar la tendencia con frases gruesas: «Fueron siete años de plagas populares que queremos superar». Aspira a liderar «un país que lucha por sobrevivir, la dignidad y la decencia perdida».

Nada comparado con la intervención de su maestro de ceremonias, al que vio por primera vez cuando era líder del Bloque en las autonómicas del 93. «Somos el ejército cívico contra la Brunete mediática», exclamó Beiras ante no más de 200 personas. Mientras el PP y el PSdeG llamaban a filas a sus líderes en Pontevedra y Cerceda, Beiras tuvo a bien comparar a los populares —el «Partido Podrido, como suele llamarlos— con un «partido único» propio de quien «ejerce como en una dictadura». Cinco años de gobierno de Feijóo que En Marea tomará en cuenta para «echarlos a pedradas metafóricamente con los votos».

El partido empezó la ruta de caravana cumpliendo la promesa fijada previamente por Villares, la de centrar su campaña en las provincias de Orense y Lugo. O Carballiño y Verín fueron sus primeras paradas, con el paso intermedio por la ‘zona cero’ de los incendios en el corazón de la serra do Xurés. «Si un miembro del gobierno de la Xunta no siente la necesidad de pedir perdón a los vecinos de Oimbra y a todos los afectados, o es un androide, o un desalmado, o directamente un psicópata». El más puro estilo Beiras, que ya en Verín clamó contra Feijóo por «expoliar y decapitar políticamente el país».

Aún así, ni en uno ni en otro enclave lograron sumar el millar de personas durante el primer sábado de campaña. Se da por segura la presencia de Pablo Iglesias y Ada Colau, pero no cuándo ni en qué lugares aparecerán. Hasta el momento, Orense sirvió de terreno para dirigir críticas a Baltar como ataques al proyecto de regeneración del PP. Beiras afirmó que toda la «mafia del Partido Podre» está en el gobierno provincial y Villares recogió el dardo para decir que «todavía se cree con el derecho de pernada».

«Jeta» en O Porriño

Algunos mensajes en redes sociales ya habían roto la línea de respeto institucional tras el accidente de tren de O Porriño. El teórico del rupturismo señaló, después de criticar la gestión de Ana Pastor en el accidente de Angrois, que Feijóo «ahora tiene la jeta de decir que los heridos se recuperen cuanto antes mientras se desmantela sanidad pública. Eso es delincuencia». Su discípulo Villares se medirá al jefe de gobierno gallego en el debate de la Televisión de Galicia, medio que el propio juez calificó como «panfleto partidario» y «manipulado». Hasta entonces, la ruta de campaña seguirá sin pisar las grandes ciudades.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios