Elecciones

Colau pone deberes a En Marea: «Tenéis que mandar un mensaje de cambio al resto del Estado»

La alcaldesa de Barcelona y el trío «rebelde" de Galicia respalda a Villares en el primer mitin urbano del rupturismo

Villares, Colau, Ferreiro, Noriega, Suárez, Sánchez y Chao; en el mitin de La Coruña
Villares, Colau, Ferreiro, Noriega, Suárez, Sánchez y Chao; en el mitin de La Coruña - ABC
MARIO NESPEREIRA - @ABCEnGalicia - Actualizado: Guardado en:

La alcaldesa de Barcelona es la primera líder estatal del rupturismo que llega a Galicia para colaborar en la campaña de En Marea. Colau dejó en el primer mitin urbano de En Marea un mensaje en clave de deber. «Tenéis la responsabilidad el próximo día 25 de septiembre de enviar un mensaje de cambio al resto del Estado. Tenéis que hacer ver que hay una marea imparable», afirmó la regidora .

En los Jardines de Méndez Núñez se gestó un mitin con el «once inicial» del populismo gallego, con las ausencias de Beiras o Yolanda Díaz. Los alcaldes Ferreiro, Suárez y Noriega se unieron para entonar un «bye, bye Feijóo» para el partido que califican como responsable de la "miseria" de los gallegos. El líder del gobierno municipal de Ferrol habló del «árbol de las manzanas podridas» que está comenzando a sacudir gracias a un proyecto que «busca soluciones al lema del pan, trabajo y techo».

Xulio Ferreiro comparó en su ciudad al presidente de la Xunta con el exalcalde Carlos Negreira: «Negreira pretendía ganar por incomparencia, ocultaba las siglas a las que pertenecía. Ahora Feijóo me recuerda mucho a él», aseguró mientras se preguntaba retóricamente a qué tenía miedo el candidato de los populares. El de Marea Atlántica exclamó que Galicia no «merece un presidente que nos tiene por idiotas». Noriega, con su tono profundo y denso habitual, hizo mención a una particular «sugestión colectiva" que tiene, según él, «paralizada y aburrida» a la gente que quiere un cambio político en San Caetano.

Fue antes de que Villares declarara En Mara como heredera de las Irmandades da Fala y alabara el proceso de atomización interno del partido como «una virtud», frente a las críticas del PP. Por lo demás, pocas novedades en su habitual discurso al contraataque.

«Ahora más que nunca»

Colau reservó parte de su discurso a dulcificar su propia gestión en el Ayuntamiento de la capital catalana y a echar la vista atrás para engrandecer los logros del rupturismo contra el «maldito» sistema dual del PP y PSOE: «Quién nos iba a decir que íbamos a acabar con el maldito bipartidismo, que íbamos a asisitr a la crisis de un régimen, al fin de una transición mal hecha. Ahora más que nunca, no podemos desilusionarnos».

Para la exlíder de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, el clima político del Estado es fruto de «una estrategia de desgaste» para que la gente piense "que todos son iguales".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios