Luis Ojea - CUADERNO DE CAMPAÑA

De campaña Luis Ojea

Todas las familias de la izquierda llevan ya unas semanas transmitiendo sensación de derrota

- Actualizado: Guardado en:

Con la maquinaria de la izquierda gripada, el PP inicia la campaña con ventaja y tiene al alcance de la mano una nueva mayoría absoluta. En realidad, en estas elecciones hay dos únicas alternativas, o mantener a Feijóo al frente del timón o girar el rumbo con una coalición de PSOE, Podemos, IU, Anova y Bloque. Y el CIS demuestra que los ciudadanos temen un pentapartito.

Después del grotesco espectáculo que han ofrecido todos los clanes de la caverna este verano va a ser difícil que le hagan creer a Galicia que entre todos ellos pueden articular un proyecto conjunto para la comunidad que no salte por los aires al minuto de ser presentado. Juega en su contra no solo la patológica división interna de todas estas formaciones, sino sobre todo la inestabilidad que trasladan al conjunto de la sociedad cuando se juntan, como se lleva evidenciando desde las municipales en las ciudades rebeldes. Así resulta casi imposible imaginarse un multipartito en la Xunta sin líos todos los días.

Y la campaña aún intensificará más esa percepción al intentar cada formación resaltar las diferencias que les separan en la batalla que libran socialistas y mareantes por ser la segunda fuerza del tablero autonómico. El PSdeG recuperó terreno el 26-J, pero desde entonces sus líderes se han empeñado en dinamitar cualquier posibilidad de llegar a San Caetano. Un candidato muy flojo, la fractura del partido a cuenta de las listas y Caballero dándoles la campaña con sus plantones lastran por completo sus expectativas.

También parece que ha perdido fuelle la caravana electoral de la Marea. La integración de Podemos fue traumática y ha dejado muchas heridas abiertas. Además, están empezando a darse cuenta de que su cabeza de cartel tiene menos tirón del que imaginaban. Pescará algo en el caladero del Bloque, sin duda, pero a base de tópicos populistas no está siendo capaz de presentarse como una alternativa fiable a Feijóo.

Unos y otros, todas las familias de la izquierda, llevan ya unas semanas transmitiendo sensación de derrota mientras el PP parece ir creciendo sumando a simpatizantes de Ciudadanos que acabaron hastiados del absolutismo de su cúpula y cansados de que sus votos fuesen al sumidero sin traducirse en escaños como en las últimas generales. En esta tesitura no parece nada descabellado que el CIS acierte y Núñez Feijoo sume su tercera mayoría absoluta.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios