José Luis Jiménez - PAZGUATO DE CAMPAÑA

Acertar con el enemigo José Luis Jiménez

Al fin, a falta de tres días para acabar la campaña, el PSOE ha acertado a encontrar su verdadero rival

- Actualizado: Guardado en:

No se fíen de las encuestas, que ya saben que en el momento en que los ingredientes entran en la termomix, igual sale un suflé que un arroz con pollo. Pero quédense con eso, con los datos en crudo, antes de liofilizaciones y encurtidos varios. Y estos aseguran que partidos como el PP o la Marea tienen una fidelización de voto altísima, superior al 80% en la derecha y sobre el 75% en el rupturismo rampante (Sondaxe dixit). Uno y otro, visto está, no comparten caladero electoral.

Tampoco lo hacen en demasía PSOE y PP, aunque el CIS reflejara que hay un 10% de los votantes socialistas que se encuentran abrumados por las dudas. Es, sin duda, la franja más centrada del segmento socialista, esos moderados a los que Feijóo lanza seductoras ofertas para un cambio de siglas. Es ese espacio de centro el que, tanto en España como en Galicia, da y quita gobiernos, y hace bien Leiceaga en no descuidarlo.

Sin embargo, la principal amenaza del PSOE no está en su margen central, sino por su izquierda. Es el populismo el que cosecha desencantados y nuevos votantes, hasta el punto de poner en jaque que los socialistas mantengan la segunda posición y, por tanto, puedan liderar un hipotético gobierno alternativo. Es decir, está muy bien lanzar toda la artillería contra Feijóo, pero será un gasto inútil si quien lo rentabiliza no es el propio PSOE sino la Marea.

De eso se ha debido dar cuenta Pedro Sánchez, que el domingo en Vilagarcía enviaba sus primeras andanadas a Luis, el de los billares, y su gente. Sabe que, incluso desbancando a Feijóo, ser adelantados por la Marea es un fracaso. Apenas un día después, el aspirante Leiceaga sigue esta estrategia, que empieza a convertir en inteligente hábito.

Al fin, a falta de tres días para acabar la campaña, el PSOE ha acertado a encontrar su verdadero enemigo, ese con el que se juega los cuartos en forma de papeletas. Quizás si lo hubiera tenido claro antes —por ejemplo, en el debate— hoy no habría tanto miedo entre los socialistas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios