Actualidad

Peña Nieto busca en Trump a «un amigo y aliado» y pide diálogo

El presidente mexicano llama a la calma en este «nuevo capítulo» que comienza en la relación bilateral

Peña Nieto busca en Trump a «un amigo y aliado» y pide diálogo
EFE México - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Con la bolsa mexicana cayendo un contundente 2,23 % y el peso rozando la barrera de las 20 unidades por dólar, el Gobierno blandió hoy la espada de la serenidad ante el efecto Trump y tendió de nuevo la mano al republicano para empujar la relación bilateral. En un mensaje a los medios de comunicación, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, explicó que llamó al mandatario electo de Estados Unidos, Donald Trump, y coincidieron en trabajar en la «confianza» mutua y un «futuro compartido», en el que calificó como un «nuevo capítulo» en la relación bilateral.

Dijo que buscarían que los equipos de ambos se reunieran durante el periodo de transición para delinear «con claridad» una nueva agenda de trabajo entre la nación latinoamericana y su vecino del norte, «un amigo y aliado». «El diálogo para crear acuerdos sigue siendo el mejor camino para México», aseguró Peña Nieto, que apeló a la «unidad» de los mexicanos para hacer frente a los retos. «Confío que México y Estados Unidos seguirán estrechando sus lazos de cooperación y respeto mutuo», apeló horas antes por Twitter, dando muestras de una buena voluntad indispensable ante su principal socio comercial y destinatario del 80% de las exportaciones de la nación latinoamericana.

Desde la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, el mensaje fue similar, se aseguró que el país tiene una «posición de fortaleza» gracias una estabilidad macroeconómica, una política fiscal y monetaria prudente y un sistema financiero «bien capitalizado». El titular de Hacienda, José Antonio Meade, pidió actuar con calma y esperar a que se «despejen diferentes incógnitas». Tampoco se aventuró a bajar las perspectivas de crecimiento económico -tal y como advirtió la agencia calificadora de riesgos Fitch-, y confió en que las reformas estructurales y el programa económico permitirán «anclar» el producto interno bruto (PIB), que el Gobierno mexicano estima entre un 2 y 2,6 % para este año. No obstante, estos mensajes parecieron ir en contra de las evidentes caras de preocupación -y cansancio tras una larguísima noche- de Meade y el gobernador del banco central, Agustín Carstens, quien hace poco más de un mes dijo que la victoria de Trump supondría un huracán «intenso» para México. Ambos dieron a las 7.00 hora local (13.00 GMT) y con carácter de urgencia un escueto mensaje a medios, convocado pasada la medianoche del miércoles.

Algo más dura se mostró la canciller Claudia Ruiz Massieu, quien reiteró que México no pagará por el muro que Trump quiere edificar a lo largo de los casi 3.200 kilómetros de frontera común, y prometió proteger a los mexicanos residentes en Estados Unidos. Los políticos de la oposición mexicana llamaron hoy al Gobierno a asumir una posición «digna» ante Estados Unidos y, en general, consideraron que tras el holgado triunfo de Trump frente a Clinton hay que seguir trabajando para construir una relación beneficiosa para ambas naciones. Incluso el expresidente Vicente Fox (2000-2006) deseó que la victoria de Trump permita a México abrir «caminos de desarrollo» y felicitó al exsecretario de Hacienda Luis Videgaray por «acertar» en invitar al magnate al país, una decisión que le costó el cargo ante el vendaval de críticas que cosechó.

Pero ante los mensajes de serenidad, unidad, soberanía y voluntad de tender puentes entre ambas naciones -cuyo comercio asciende a 500.000 millones de dólares anuales empujado por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en vigor desde 1994- la última palabra, como siempre, la tienen los mercados. En el interbancario el peso cerró la jornada rozando en 19,99 unidades por dólar, un desplome del 8,52 % frente al martes, antes de conocerse el triunfo del republicano. El martes en la noche, cuando Trump se colocó a la cabeza de la contienda, el tipo de cambio marcó un máximo histórico de 20,70 pesos por dólar. La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) caía un 2,23 % al término de sesión, perdiendo más de 1.000 puntos, más del doble de los que ganó ayer cuando las encuestas vaticinaban un nuevo gobierno demócrata. Mientras, en la calle los mexicanos consultados por Efe nadaban entre la consternación, el enfado e incluso cierto desconocimiento de las causas y consecuencias que pueden acarrear la victoria de Trump. Por su parte, la prensa -perdedora simbólica en estos comicios por desestimar el poder electoral de Trump y no atinar en sus predicciones- escogió titulares nada tranquilizadores. «¡A temblar!», tituló hoy el periódico Reforma, en tanto que otros medios hablaban de «Sacudida global» o de «Incertidumbre mundial».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios