Actualidad

Los mercados temen que Trump gane… y que Clinton arrase

Los inversores esperan que la candidata demócrata se siente en la Casa Blanca pero que la mayoría del Congreso sea republicana. Cualquier otro escenario -en especial una victoria del magnate- dispararía la volatilidad

Una victoria de Trump podría hundir un 12% el S&P500 y causar descensos similares en las principales Bolsas mundiales

Los mercados temen que Trump gane… y que Clinton arrase

Faltan apenas tres días para que Estados Unidos elija nuevo presidente, y los mercados financieros, siempre sensibles a cualquier acontecimiento relevante, aguardan expectantes. Ni la demócrata Hillary Clinton ni el republicano Donald Trump despiertan grandes simpatías entre los inversores, que temen tanto una victoria del polémico magnate como un triunfo mayor del esperado de la candidata demócrata que le permitiese aplicar íntegramente su programa electoral.

Entre las medidas de Clinton que más preocupan a Wall Street figuran el aumento de los impuestos a las grandes empresas y a los hogares con mayores ingresos, la imposición de una tasa anual que grave el pasivo de los grandes bancos, un impuesto especial al conocido como «high-frequency trading» (la compraventa de acciones en apenas fracciones de segundo a través de algoritmos informáticos) y la obligación a las compañías farmacéuticas de reducir el precio de los medicamentos.

«Si Clinton gana la Casa Blanca y logra obtener mayoría en el Senado -órgano que compone el Congreso estadounidense junto con la Cámara de Representantes- podría aplicar sin oposición sus medidas estrella, lo que tendría un impacto negativo en la Bolsa estadounidense», advierte Stefan Kreuzkamp, responsable de Inversiones de Deutsche Bank. El banco alemán cree que los sectores más afectados a corto plazo por una arrolladora victoria de los demócratas serían el sanitario, el financiero y el energético, y pronostica un ligero aumento de la rentabilidad de los bonos del Tesoro americano. En idéntico sentido se pronuncia el banco de inversión Goldman Sachs, que ha comprobado que cuando las opciones de los demócratas de controlar ambos poderes se han incrementado según las encuestas, el S&P ha reaccionado con caídas. «Los mercados prefieren un gobierno dividido antes que uno monocolor».

Kreuzkamp, por su parte, explica en un informe enviado a los inversores que dicho escenario tendría una duración «breve», puesto que la hipotética mayoría de Clinton en el Congreso podría evaporarse en las elecciones de mitad de mandato de 2018 si ésta no se muestra partidaria de alcanzar acuerdos con los republicanos más moderados.

No obstante, el experto cree que lo más probable es una victoria de los demócratas en la Casa Blanca y en el Senado, pero no en la Cámara de Representantes, donde se mantendría la mayoría republicana. Este es precisamente el escenario que los mercados dan por descontado y, de cumplirse, reaccionarían positivamente y divisas como el peso mexicano rebotarían. En el terreno monetario, el analista cree que si Clinton alcanza la presidencia Janet Yellen repetiría al frente de la Reserva Federal en 2018, por lo que la política monetaria del país se mantendría como hasta ahora.

Una victoria de Trump hundiría el S&P500

Sin embargo, lo que de verdad temen los inversores es una victoria del republicano Donald Trump, doblemente perjudicial por inesperada y por lo indefinido de sus propuestas económicas. «Trump es como la caja de bombones de Forrest Gump», explica gráficamente Peter Boockvar, analista de The Lindsey Group, en The New York Times: «Nunca sabes lo que te va a tocar».

Deutsche Bank cree que su victoria «cogería a los mercados por sorpresa», lo que provocaría una caída de los indicadores bursátiles y del rendimiento de los bonos norteamericanos. Según un informe publicado por Justin Wolfers y Eric Zitzewitz, el triunfo del magnate podría hundir el S&P500 hasta un 12% en un escenario de elevada volatilidad en el que también se verían contagiados los principales mercados mundiales, que registrarían descensos de entre el 10 y el 15%. El departamento de inversiones de Citi, por su parte, advierte en una nota enviada a sus suscriptores de que el índice norteamericano caería un 5% «inmediatamente después de la victoria de Trump», y advierte también que con el republicano al frente de la Casa Blanca «el país reduciría su crecimiento y habría incluso riesgo de recesión».

Este escenario también causaría una pequeña conmoción en el mercado de divisas, con el peso mexicano y sobre todo el dólar registrando fuertes descensos frente al euro y al yen. «Sus propuestas en política exterior, comercio e inmigración tendrán indudablemente efectos negativos en el crecimiento de Estados Unidos a largo plazo», afirma Kreuzkamp, que también ve temibles las amenazas del magnate de «acabar con oligopolios que dominan sectores estratégicos». Su fuerte temperamento también sería un freno para los inversores: «Probablemente tardarían en darse cuenta de si, como él dice, su carácter es su punto fuerte», concluye con ironía.

Un aperitivo de lo que estaría por llegar en caso de victoria de Trump ya se vivió durante la pasada semana. El viernes, el S&P500 cerró con su novena caída consecutiva, una racha de descensos que no se veía en 36 años, mientras que el Dow Jones acumuló su séptimo descenso consecutivo. Aunque ambos indicadores se mantienen por encima del cierre del año pasado, el Dow Jones acumuló un descenso semanal del 1,5 %, el S&P 500 perdió un 1,9% y el Nasdaq cedió un 2,8%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios