Actualidad

Melania Trump quiere ser la «mamá de América»

La mujer del candidato republicano aparece en el último minuto de la campaña electoral de Estados Unidos para suavizar la imagen del magnate

Melania Trump, durante un mitin este jueves en Berwyn, Pensilvania
Melania Trump, durante un mitin este jueves en Berwyn, Pensilvania - AFP

En la recta final de la cita de los estadounidenses con las urnas, la posible primera dama del país se estrenó este jueves en la campaña electoral. Melania Trump apareció en un recinto deportivo de Berwyn, un suburbio de Filadelfia (Pensilvania), para postularse como la «mamá de América», la persona que reúne los valores tradicionales de la familia estadounidense.

«Esto no es una campaña, es un movimiento», dijo este jueves ante un recinto desangelado, con pocos asistentes y sin la energía que rodea los actos de Trump. No está claro si el asalto de Trump a la Casa Blanca es una campaña o un movimiento, pero lo que es seguro es que la mujer del candidato republicano no ha formado parte de él.

«Se ha dedicado a cuidar a su hijo», justificaba Rita, una seguidora de Trump de avanzada edad, confiada «al 98%» de que el republicano ganará las elecciones, y a la que le costaba subir la pequeña colina en la que se asienta el pabellón deportivo. Quizá también tuvo que ver el discurso de Melania en la convención republicana, que convirtió a la primera dama de héroe a villana en cuestión de días: fue muy celebrado, poco antes de que se descubriera que había plagiado a Michelle Obama.

El voto de la mujer suburbana dedidirá el ganador en Pensilvania, según los analistas

Desde entonces prefirió encerrarse en su dúplex de la Trump Tower de Nueva York con Barron, el hijo que tiene con Trump, y solo ha bajado de la torre de marfil para tratar de contener en un par de entrevistas el escándalo del vídeo con contenido obsceno de su marido.

Pero es impensable que una futura primera dama no aparezca en campaña. Trump ha elegido este momento, con Hillary Clinton en horas bajas, para dar la alternativa a su mujer. Necesita recuperar posiciones en el voto femenino, que será decisivo para conquistar la Casa Blanca. Aquí en Pensilvania, será una de las claves para ver de qué lado cae el estado, por ahora inclinado hacia Clinton. Algunos analistas aseguran que el voto de la mujer suburbana decidirá el ganador en este estado. «Voy a ser una defensora de las mujeres», dijo Melania en su discurso.

Su infancia en Eslovenia

Después habló de su infancia en Eslovenia, de ser madre, de su preocupación por los niños, de la fragilidad de los más jóvenes, prometió una campaña «antibullying» si llega a la Casa Blanca y habló de que hay que enseñar a los más pequeños «bondad, honestidad, respeto, compasión, caridad, comprensión, cooperación…». En realidad, fue un intento de relacionar esos valores con Donald Trump. Para eso quizá necesite un par de semanas más de campaña.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios