Actualidad

Guía para seguir la elección presidencial en Estados Unidos

Por las numerosas particularidades que ofrece el sistema y por la dimensión del país, el seguimiento es tan complejo como apasionante

Guía para seguir la elección presidencial en Estados Unidos
- Actualizado: Guardado en: Actualidad

Por las numerosas particularidades que ofrece el sistema y por la dimensión del país, el seguimiento es tan complejo como apasionante. Este año, la elección presidencial tiene lugar el 8 de noviembre, que es el primer martes después del primer lunes del mes, como reza la normativa estadounidense. Desde que comienza el recuento en el este del país, por las diferencias horarias, la asignación de delegados electorales se va formalizando en cada estado (y el distrito de Columbia) mediante el sistema mayoritario del «winner takes it all» (todo para el ganador). Sólo en Maine y en Nebraska, la distribución se lleva a cabo por el sistema proporcional. Sin necesidad de que esos delegados se reúnan a formalizar el apoyo, el candidato es proclamado la misma noche/madrugada de la elección.

Estas son las principales claves para entender y seguir la noche electoral:

Diccionario

Antes de seguir, mejor aclarar algunos conceptos esenciales, sin los que es difícil comprenderlo todo:

Early vote (voto anticipado). Cuando los estadounidenses acudan a votar el 8 de noviembre, se calcula que ya habrán depositado el sufragio tres de cada diez electores, gracias a este sistema, que en algunos estados permite votar hasta un mes antes.

Swing states (estados oscilantes). Frente la mayoría de estados, que votan de forma continuada cada cuatro años al candidato republicano o al demócrata, sea quien sea, hay un puñado de ellos llamados así porque su decantación ideológica varía cada convocatoria. Por eso, son los estados decisivos. ¿Cuáles son? Aunque este año puede haber vuelco en alguno de los no habituales, los swing states tradicionales son: Colorado, Florida, Iowa, Michigan, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, Virginia y Wisconsin.

Delegados electorales: Son los compromisarios elegidos en cada estado que conforman el colegio electoral que en teoría elegirá al presidente después de la elección. Se trata, por tanto, de una elección indirecta. Cada estado aporta un número en función de su población. No son personas concretas, sino un número, lo que aporta cada estado.

Colegio electoral: Es el cuerpo total de compromisarios, que suma 538 electores. Es el Congreso el que lleva a cabo la formalidad de recontar, días después, para ratificar el presidente que ha resultado electo por haber alcanzado los 270, la mitad más uno.

El recuento y la diferencia horaria

Los estados de la costa Este empiezan el recuento sin que se hayan cerrado las urnas en los del Oeste, con tres horas menos. La hora oficial de cierre varía entre las 7pm y 7,30pm hora local (entre seis y ocho horas más en España, según el estado del que se trate). Aunque lo habitual es que antes de la medianoche en Estados Unidos (hora de la costa Este) se conozca ya el ganador, si hubiera que esperar a los estados del Oeste, la incertidumbre podría extenderse hasta la una de la madrugada (siete de la mañana en España).

Qué estados seguir de cerca

La mayoría de los estados en los que Hillary Clinton y Donald Trump se juegan la elección están concentrados en la mitad este del país, lo que adelanta normalmente la lectura de lo que pueda suceder. Desde que en el año 2000 protagonizara la mayor disputa política y judicial de la historia electoral reciente, que resolvió la Corte Suprema en beneficio del republicano George W. Bush y en perjuicio del demócrata Al Gore, el estado de Florida es uno de los decisivos. En esta elección, los expertos creen que si Trump lo pierde, prácticamente dirá adiós a la presidencia. En cambio, Hillary Clinton podría salvar la elección pese a una derrota en Florida. Otro de los estados extraordinariamente importantes son: Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, New Hampshire (estos en el Este), y Nevada y Arizona (en el Oeste).

Dónde seguir el recuento y qué horas

El recuento se podrá seguir a través de la web de ABC.es, donde un despliegue de corresponsales y colaboradores irá comentando las novedades a lo largo de la madrugada en España. Los datos se irán actualizando también en directo. Además de ello, las televisiones estadounidenses actualizan la información al instante. Los primeros resultados oficiales empezarán a llegar aproximadamente a las nueve horas en Estados Unidos (costa Este), una de la madrugada en España.

Principales sitios web de pronósticos

Una de las tradiciones de la política estadounidense es la del pronóstico de los resultados electorales, en el que no sólo participan los expertos y analistas, sino los propios medios de comunicación. Todos los promotores de esta particular afición mantienen el interés y la emoción hasta el mismo día de la elección. Como The New York Times, que cuenta con su propia sección, The Upshot, en la que actualiza permanentemente su cálculo de posibilidades de victoria de los candidatos. Además, son célebres, el sitio www.Fivethirtyeight.com, que dirige Nate Silver, uno de los pasa por estar entre los mejores pronosticadores; la conocida «bola de cristal» de Larry J. Sabato, analista del Centro de Política de la Universidad de Virginia; y Frank Luntz, que basa sus cálculos en las opiniones de focus group (grupos de opinión ciudadana) y el cruce de encuestas y estadísticas.

Proclamación del candidato

Es el resultado de la aritmética y la tradición. Cuando uno de los dos candidatos haya sumado oficialmente los 270 delegados de acuerdo con el recuento en cada estado, se puede considerar que ya es presidente electo. La costumbre marca que tiene que hasta que hay que esperar hasta que su rival le reconoce como ganador. Sólo entonces comparece como tal. Este año, en una campaña inédita, si el resultado es apretada, la amenaza de Donald Trump de cuestionar la elección deja en el aire lo que pueda ocurrir.

El empate a 269 delegados

¿Qué ocurre si se da el caso, no imposible, de que los candidatos empaten a 269 delegados? Nunca ha ocurrido. Es muy difícil, pero no imposible. Por primera vez en la historia, no habría presidente proclamado la noche electoral. La designación correspondería a la Cámara de Representantes, que, en lugar de recontar el número de delegados, procedería a una votación para su elección, al estilo de las democracias parlamentarias. En este caso, sería favorito Donald Trump, ya que la cámara está controlada por una mayoría republicana. Aunque las diferencias entre el partido y su candidato abrirían una opción a la sorpresa.

Las otras elecciones: el Congreso

En paralelo al recuento de votos y delegados de la elección presidencial, tendrá lugar la asignación de escaños para las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos: el Senado y la Cámara de Representantes. El Senado, más importante como contrapeso político al presidente, cuenta hoy con mayoría republicana de 54-46 (son 100 en total). El próximo martes se renueva un tercio de la cámara, por estados. Aunque los demócratas cuentan con opciones de recuperar la mayoría, no es fácil. Para ello deberán lograr ahora una ventaja de cinco. En cuanto a la Cámara de Representantes, que es determinante en el control presupuestario y las medidas económicas, es aún más difícil que los republicanos pierdan su mayoría, que hoy se concreta en 247-188 (son 435 en total). La elección, que también es parcial, se lleva a cabo por distritos, en cada uno de los cuales se disputa un representante.

Además de la elección presidencial y para el Congreso, cada estado celebra otros comicios, cada uno en función de su propio calendario. Elecciones a gobernador, locales y consultas sobre asuntos variopintos de cada comunidad complementan un proceso que puede llegar a reunir hasta seis sufragios en algunos de ellos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios