Entrevista al asesor español de Hillary Clinton Juan Verde: «Estas elecciones en EE.UU. no son las de la tele, son las del Big Data»

El asesor español de Hillary Clinton analiza en ABC las horas finales de campaña, en las que la demócrata supera por 1,7 puntos al magnate y con varios swing states (estados oscilantes) en un puño

Juan Verde, junto a Barack Obama en 2011
Juan Verde, junto a Barack Obama en 2011

Se dice que las campañas estadounidenses influyen en las del resto del planeta, como ocurrió con la del «yes we can» de Barack Obama y su uso de las redes sociales. En las actuales, la televisión ha vuelto a tener un fuerte protagonismo tras la irrupción de Donald Trump, estrella mediática y que con una menor inversión en publicidad ha logrado tener mucho mayor impacto que su rival demócrata. «Aunque es verdad que es menos carismática que Bill Clinton y especialmente Barack Obama, Hillary Clinton es la candidata más preparada de la historia», dice el asesor español de los demócratas, Juan Verde (Telde, 1971), que ya aconsejó en otras campañas a Al Gore, John Kerry y a Barack Obama. El canario, el quinto latino más influyente de EE.UU., analiza en ABC las horas finales de campaña, en las que Hillary Clinton supera en 1,7 puntos al magnate y con varios swing states (estados oscilantes) en un puño.

¿Estará con Hillary la noche electoral? ¿Cómo la ve? ¿En qué términos está asesorando ahora a la candidata?

Estaré en la sede de la campaña y en la celebración posterior. La campaña ha entrado ya en la fase final y nos hemos volcado completamente en la movilización electoral, en asegurarnos de que la gente vaya a votar y que nuestras bases se sientan ilusionadas, con ganas, con motivación para que lleven a más gente a su vez. Llevamos año y medio con este plan. Hemos creado la mayor estructura de movilización ciudadana y electoral que se recuerda, mucho más que en 2012 o 2008, incluso.

Se dice que aunque suba el apoyo latino, baja la movilización afroamericana y de otras minorías...

Sí, la cuestión no es que suba diez puntos entre los hispanos o baje cuatro entre los afroamericanos, lo importante es el número final. Vamos a batir récords en las elecciones en cuanto a movilización. Para hacerte a la idea, hay una modalidad en EE.UU. que es el voto temprano y vamos a superar el récord que teníamos anteriormente del 32; ahora tenemos el 40%. Los índices de participación van a ser muy altos y eso favorece al Partido Demócrata.

Desde la reapertura del caso de los correos electrónicos, la diferencia entre ambos, según los sondeos, es muy estrecha. ¿Puede ganar Trump?

Creo que Donald Trump puede ganar, pero también creo que es muy poco probable. Ahora, por probabilidades, ganamos nosotros: tenemos un 62%-68% de posibilidades de victoria. Por consiguiente, creo que nosotros ganaremos, primero por la gran movilización y, segundo, porque estamos utilizando tecnología sin precedentes para identificar votantes indecisos y particularmente para movilizar nuestras bases, que es parte de nuestro plan y es clave para ganar.

¿Hay un voto oculto a Trump que no se manifiesta en las encuestas?

Sí, creo que lo hay con Trump, pero también con Hillary y esto lo va a compensar. Hay muchas mujeres republicanas, según nuestras encuestas, que no van a querer votar al final por Donald Trump. Según nuestras encuestas, hay en ambos lados y se va a equilibrar.

¿Existen paralelismos con respecto a la campaña del Brexit? ¿Se pueden comparar ambas campañas?

Creo que hay paralelismos con el Brexit y con otros movimientos políticos similares, como el referéndum por la paz en Colombia, dodne en las encuestas se daba ganador al Sí y al final salió el No. También ocurrió con el Brexit. La similitud es que hay un gran sentimiento a nivel mundial de ir en contra del sistema y en eso sí se puede parecer. A diferencia del Brexit, nosotros sí que hemos hecho los deberes. Este año y medio o incluso dos nos hemos dedicado a invertir en estructura de base y eso nos dará la diferencia con el Brexit, que la campaña por continuar en la UE se montó de la noche a la mañana.

Las elecciones del Big Data

Varios análisis apuntan a que estas elecciones vuelven a ser las de la televisión después de que con Obama fueran las del boom de internet y las redes sociales. Y que, pese a la mayor inversión de la campaña demócrata en publicidad, el impacto de Trump en este canal es mucho mayor cuando habla. ¿Está de acuerdo con estos comentarios?

Sí y no. No son ciertos del todo, en primer lugar, dicen que son las elecciones de la televisión pero nuestros datos no reflejan eso, nos dicen que son las elecciones del Big Data. Ahí está la clave, ya lo fue un poco en 2012, cuando se marcó un punto de inflexión, ahora más indecisos toman la decisión de por quién votar cada vez más por redes sociales o en blogs de opinión que en los medios tradicionales. Esta es la consagración del Big Data para identificar el segmento de voto que quieres movilizar o a los que quieres transmitir. Creo que es un reflejo de la situación por la que pasan los medios tradicionales. Si midiéramos la prensa y la cobertura mediática gratuita, me atrevo a decir que Trump ha tenido el doble de impacto mediático que nosotros, por lo que hemos tenido que gastar más para equilibrarlo. Si ataca a las mujeres o a los musulmanes, todos los medios lo cubren y le dan acogida, no a Hillary. En comparativa dolar a dolar es cierto que gastamos más en comunicación pagada, pero por su perfil y cobertura de los medios, ellos han tenido más cobertura.

¿Qué va a pasar si gana Trump?

Estoy muy confiado de que va a ganar Hillary, pero si ganase Trump, que tiene pocas posibilidades, sería el inicio de un periodo muy oscuro para EE.UU. y particularmente para las relaciones internacionales. Trump quiere revisar el papel de EE.UU. en la OTAN, también de cara a los tratados de libre comercio y eso puede tener un impacto de desestabilización con respecto a Europa con Rusia. Sería la vuelta de EE.UU. a mirar hacia adentro y menos a jugar un papel de líder internacional como lo es actualmente.

¿Por qué no apasiona Hillary?

La clave está en si votan a quien les caiga mejor o a quien esté mejor preparado

No creo que no apasione Hillary, sino que es la candidata en EE.UU. que más ataques ha recibido por más tiempo y por más personas. Lleva en el panorama político de EE.UU. 30 años. Desde su comienzo como activista política y defensora de los niños, hasta su papel como primera dama, o como senadora, ha estado en el punto de mira continuo de los ataques del Partido Republicano. Un ejemplo es la investigación de Bengasi, la más larga en la historia de EE.UU. y la más cara, para no encontrar nada malo ni irregular. No tiene base legal como tampoco lo tiene la investigación de los correos del FBI, que sigue motivaciones electorales y políticas. Eso le pasa factura frente a un Trump que viene sin ningún tipo de bagaje anterior y que, por supuesto, ilusiona, no a la mayoría de personas, eso sí. Y me niego a pensar que son xenófobos o machistas, intransigentes. Creo que votan por él a pesar de que no compartan sus opiniones porque lo ven como algo nuevo. Muchos lo apoyan porque aseguran que con él sí se irían de cañas. Hillary es muy superior. La clave está en si votan a quien les caiga mejor o a alguien que está muy preparado como Hillary, más que cualquier otro.

¿Llamar deplorables a los simpatizantes de Trump fue un error de asesoramiento?

Creo que ha sido contundente al respecto, fue un error que cometió en mitad de un discurso muy apasionado y pidió perdón por ello. Todos somos humanos y nos equivocamos.

Se dice que Hillary se ha ido un poco a la izquierda por Sanders, para aplicar parte de su agenda. ¿Está de acuerdo? ¿En qué manera le ha podido influido Trump a Hillary por esta oleada antisistema?

Yo no hablo por la campaña de Hillary es mi opinión personal, pero creo que Hillary va a implantar y ejecutar su agenda política, y dentro de esa agenda hay muchas ideas que comparte con Sanders y que se han incorporado a nuestra plataforma política porque tienen sentido. Creo que de esta forma muestra que tiene mucha altura política, por reconocer que Sanders proponía muchas cosas ciertas y por haber sabido incorporarlas. Con respecto a Trump, nunca dos candidatos han sido tan opuestos en la historia de Estados Unidos. Lo son en muchísimos aspectos, desde las relaciones internacionales, a la lucha contra el cambio climático o en reforma migratoria. Eso no quita que en el pasado tuvieran una relación de cordialidad. Ahora tienen un enfrentamiento claro sobre cuál debe ser el rumbo del país.

Para su campaña, Hillary ha contado con el apoyo de varios famosos. Este domingo, Lebron James aparecerá en un evento en Ohio con la candidata. ¿Estos apoyos la han alejado más de la llamada «América (EE.UU.) cabreada»?

Yo creo que ha sido positivo el apoyo de las personalidades, como el evento con Lebron James en Cleveland, para buscar atraer y movilizar al segmento de los millennials (los jóvenes).

¿Va a salir un país roto de estas elecciones?

Gane quien gane, Hillary y Trump se enfrentan a un país muy dividido y probablemente nosotros no ganemos el Congreso y empeorará la situación. El gran reto de Hillary será tender puentes con la oposición y con el Congreso, esto es una señal inequívoca de que el país está muy dividido. Es una realidad con las que tenemos que convivir.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios