Actualidad

El encontronazo Obama-Trump calienta el final de la campaña

El presidente se burla de este tuit del magnate: «Es el peor presidente de la historia»

El presentador Jimmy Kimmel comparte confidencias con el presidente Obama durante un descanso publicitario del programa transmitido el lunes por la noche desde Los Ángeles
El presentador Jimmy Kimmel comparte confidencias con el presidente Obama durante un descanso publicitario del programa transmitido el lunes por la noche desde Los Ángeles - AFP

A menos de dos semanas para la elección presidencial, la guerra es abierta. Donald Trump, por detrás en las encuestas, se multiplica en sus mítines masivos y en las redes sociales con críticas a su rival, Hillary Clinton, y, por extensión, a Barack Obama, quien este martes respondió con mofas a su acusación de ser «el peor presidente de la historia». El inquilino de la Casa Blanca replicó al tuit del magnate con los suyos propios, emitidos de viva voz en un programa de humor: «Por lo menos yo lo dejo (en referencia al anuncio de Trump de no aceptar los resultados, si pierde)». Para rematar a continuación: «Yo no dedico tiempo a retuitear a las tres de la madrugada», hora a la que estaba fechado el mensaje punzante del millonario.

La comparecencia televisiva en el programa Jimmy Kimmel Live, de la cadena ABC, ha impulsado el arreón final del presidente en apoyo de Hillary Clinton. Su portavoz, Josh Earnest, ratificó este martes mismo la intención de Obama de participar en mítines casi todos los días antes del 8 de noviembre. En vista de que el presidente se reía al ser preguntado por Trump, el presentador le inquirió: «¿Usted siempre se ríe cuanto se habla de él, no?». A lo que Obama replicó: «La mayoría de las veces».

En Texas, por primera vez en décadas, podría vencer un candidato demócrata

Las mofas responden a la confianza de Obama y de Hillary de que la elección está encauzada. A los más de cinco puntos en favor de la candidata demócrata que marca la media de todos los sondeos, elaborada por RealClearPolitics.com, hay que añadir las encuestas en los estados decisivos. En la mayoría de ellos manda Clinton, con el añadido de que en Texas, por primera vez en décadas, podría vencer un candidato demócrata, al registrarse un empate técnico. Una relativa tranquilidad de la que no disfrutaba Obama hace apenas un mes y medio, cuando llamó a la movilización cuando la igualdad era total.

Pero Trump no deja un cabo suelto en su intento de recuperar el terreno perdido. Este martes, cuando un periodista le lanzó de lejos si cree que le van a «robar» las elecciones, se paró y contestó así: «Pregunténle a Obama, que algo sabe de una grabación». Se refería a un vídeo que ha distribuido su equipo de campaña, en el que se ve y escucha al hoy presidente (entonces en las primarias demócratas de 2008 contra Clinton) denunciar con ironía la capacidad de «control de la maquinaria Clinton» en la elección de Ohio.

Denuncia la corrupción

El candidato republicano ha redoblado su denuncia de corrupción del sistema y de amaño electoral, en el que participaría la prensa. Con voz altisonante, Trump asegura que los medios están pregonando encuestas «falsas» y proclama ante sus fieles: «¡Soy yo quien va ganando!».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios