ARMADA ESPAÑOLA

Cruzar el Atlántico en 28 días a bordo del Juan Sebastián de Elcano

En el tránsito de Las Palmas a Río de Janeiro su tripulación ha cruzado el Ecuador, realizado homenajes y cambiado de uniformidad

Verónica Sánchez / Fotos: Armada Española

Compartir

Veintiocho días en el océano Atlántico dan para mucho. Si no que se lo pregunten a la tripulación del Juan Sebastián de Elcano. Desde que partieron el pasado 25 de febrero de Las Palmas, en demanda de Río de Janeiro, han recorrido unas 4.100 millas náuticas (más de 7.500 kilómetros) en 28 singladuras (días navegando). Un tránsito en el que se ha dado tres veces todo el aparejo (con sus 20 velas) y que, señalan desde el buque, “transcurrió en su totalidad con alternancia entre los días de navegación a vela y a mixta, dependiendo de las condiciones de viento”.

Lo primero que se encontró el buque escuela al dejar Las Palmas de Gran Canarias fue mal tiempo, de hecho, la salida se adelantó unas horas para minimizar los efectos de unas borrascas que afectaron al Atántico Norte los días siguientes. Dicha anticipación, detallan en el barco, “permitió realizar esta primera parte del tránsito con una mínima influencia de las duras condiciones que se dieron en la zona, transcurriendo el resto de la navegación sin contratiempos”.

Recordando al marinero Morales

Tres fechas han marcado el cruce del Atlántico del Juan Sebastián de Elcano en su 90 crucero de instrucción. Por un lado, el día 2 de marzo, cuando se realizó a bordo un acto de lectura de leyes penales, en el que se impusieron diversas condecoraciones a miembros de la dotación. Especialmente emotiva fue la concesión a título póstumo de la Cruz del Mérito Naval con distintivo amarillo al marinero Alberto Morales Mora, fallecido en octubre de 2016, durante el 88 crucero de instrucción del buque escuela. “Hoy aquí, en la mar a bordo del Juan Sebastián de Elcano, recordamos a Alberto con cariño y mandamos un fuerte abrazo a su familia”, señaló el comandante del bergantín-goleta, capitán de navío Ignacio Paz, durante este acto.

Por otro lado, el día 8 de marzo, ya acercándose a la zona ecuatorial, se cambió la uniformidad a bordo por la denominada “de climas tropicales”, tradicional en el buque durante sus tránsitos por estas latitudes y un tanto peculiar por el pantalón corto con el que viste toda la dotación, de blanco impoluto. Y el lunes 12 de marzo se produjo el paso del Ecuador, del norte al sur, de invierno a verano, un momento más que significativo en los buques, ya que la tradición determina que éste certifica al que lo pasa como marino y a bordo se celebra con la mítica visita del dios Neptuno y el bautizo de los neófitos.

Siguiendo los pasos de Elcano

“Durante las últimas singladuras hemos compartido vientos con otros veleros en demanda de Río de Janeiro, como el colombiano ‘Gloria’, el mexicano ‘Cuauhtémoc’ o el venezolano ‘Simón Bolívar’ con el que se realizó un encuentro en la mar”, explican desde el Juan Sebastián de Elcano, atracado en el muelle Mauá de la ciudad carioca.

El viernes 23 de marzo, el buque escuela recaló en Cabo Frío, fondeadero natural de recalada de las naos procedentes de Europa a su llegada a América. De hecho, el primer europeo que llegó a Río fue el portugués Nicolás Coelho el 1 de enero de 1502, por eso la ciudad lleva el nombre de Río de Janeiro (enero en portugués). Al día siguiente, el Elcano fondeó en la bahía de Guanabara, donde allá por diciembre de 1519 (entonces esta bahía llevaba el nombre de ‘Santa Lucía’), en el tránsito de la primera circunnavegación, recalasen Magallanes y Elcano. La acogida a los españoles “por los indígenas fue excelente, tanto es así que allí prolongaron su estancia para pasar la Navidad, zarpando el 27 de diciembre. Sin embargo, los líderes de la expedición siempre albergaron miedos de ser descubiertos por los portugueses durante su estancia”, explican desde el Elcano.

En la bahía de Guanabara realizó la dotación del buque escuela el sábado los trabajos intensivos con el objetivo de poner a punto el barco para su entrada en Río de Janeiro este lunes, tras un mes surcando las olas del océano Atlántico.