Domingo Ureña, máximo accionista de M&M
Domingo Ureña, máximo accionista de M&M - ABC
EMPRESA

Ureña traza un plan para que M&M supere los 20 millones de negocio

Espera obtener un aval de la Junta de Andalucía para reforzar la caja de la firma gaditana y ejecutar así su hoja de ruta

SEVILLAActualizado:

Mecanizados y Montajes Aeronáuticos (M&M) ha trazado su nueva hoja de ruta para convertirse en uno de los mayores proveedores aeronáuticos andaluces. La meta es doblar su negocio en un plazo de tres años y alcanzar así unas ventas de 20 millones, frente a los 11,5 millones que en este ejercicio. Y para ello, prevé afianzar y ampliar su plantilla (que ronda los 200 trabajadores). «M&M realiza piezas metálicas para el Boeing 737 Max y el A320 NEO, que son los programas con mejores perspectivas para los próximos años, también está en programas muy sólidos como el A350», recuerda Domingo Ureña, máximo accionista de M&M y expresidente de Airbus Military. El crecimiento en el ritmo de fabricación de las aeronaves en las que está presente y la búsqueda de nuevos clientes fuera de España son la base para su expansión. Para ello, la meta inmediata del grupo gaditano es terminar el proceso de estabilización financiera que le permitiría ejecutar este plan. La firma tiene en este momento una deuda que ronda los 11 millones.

«Tras negociar con el Ministerio de Industria, la Seguridad Social y Hacienda hemos logrado que una parte muy importante de nuestros compromisos de pago sean a largo plazo», indica Ureña, que cree que ha habido un apoyo muy firme de la Administración estatal con el futuro de la compañía. Ahora está ultimando la entrada de nuevos recursos a través de diversas vías.

A fines del pasado año Ureña tomó definitivamente el control de la compañía tras ejecutar una inyección de 1,6 millones. Tras esta entrada de capital, baraja vender los derechos de cobro que posee M&M por parte de Alestis (que ascienden a 575.000 euros), además de rehipotecar determinados activos inmobiliarios de la empresa. Para culminar la entrada de nuevos recursos financieros, también negocia la obtención de avales por parte de la administración andaluza, que tiene diversos programas destinados a cubrir esta necesidad. «La Junta de Andalucía siempre ha tenido un compromiso muy claro con el sector aeronáutico, la obtención de estos avales sería muy importante para reforzar los planes de M&M», apunta Ureña, que lamenta que la burocracia es a veces excesivamente lenta. «No hemos generado nueva deuda desde 2015, y nuestra facturación ya ha crecido más de un 12%; si mejoramos nuestra posición de liquidez aplicaremos en su plenitud nuestra hoja de ruta».

M&M está además realizando fuertes inversiones para lograr su objetivo. Acaba de lanzar un proyecto que modernizará todo el sistema de gestión de la compañía, gracias a un crédito del Ministerio de Industria. «De esta forma podrá hacer frente al incremento previsto de pedidos con un nivel de calidad y servicio al cliente muy superiores a los actuales». Asimismo, está invirtiendo unas nuevas máquinas y herramientas, para atender paquetes de trabajo más complejos y con mayor valor añadido.

M&M nació como un pequeño taller para dar servicio a la planta de Airbus del Puerto de Santa María (CBC). En una década forjó una factoría especializada en la fabricación de perfiles aeronáuticos complejos, chapistería utillaje y recanteado, con tres centros de trabajo en la provincia de Cádiz. Entre sus clientes se encuentran Airbus, Alestis, Aciturri, Aernnova, Ogma (Portugal) y Mecachrome (Francia). «Estamos en un sector que requiere una enorme especialización, con el conocimiento que ha atesorado M&M podemos generar un proveedor de referencia internacional».