AGRICULTURA

Una propuesta de la Comisión Europea amenaza el cultivo de la alfalfa en Sevilla

Una propuesta de simplificación de la PAC prohíbe para 2017 los fitosanitarios en las superficies de interés ecológico

Imagen de una plantación de alfalfa
Imagen de una plantación de alfalfa - ABC
INMA LOPERA Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La Comisión Europea ha presentado un paquete de medidas orientadas a simplificar la aplicación de la Política Agrícola Común (PAC) 2014-2020 y una de las propuestas, de llevarse a cabo, tendría graves consecuencias para la actividad agraria en la provincia de Sevilla, afectando principalmente a la superficie de alfalfa en regadío del Bajo Guadalquivir, aunque también se verían perjudicadas otras producciones como garbanzos, habas o guisantes.

Estas propuestas de simplificación que atañen tanto al primer como al segundo pilar de la PAC, se han debatido en el Grupo de Diálogo Civil de Desarrollo Rural reunido el pasado 20 de septiembre en Bruselas, con la participación de distintos agentes económicos y sociales.

Entre las propuestas del primer pilar destaca una «especialmente preocupante», según manifiesta el coordinador de los servicios técnicos de Asaja Sevilla, Antonio Caro, quien asegura que «lejos de facilitar la aplicación de la PAC vendría a complicar mucho más la gestión de las explotaciones». Se trata de una propuesta que «afecta al pago verde o greening, y apuesta por prohibir el uso de productos fitosanitarios en las superficies de interés ecológico, tanto en aquellas tierras en barbecho como las que se siembren con cultivos fijadores de nitrógeno», indica Caro, quien alerta de que «se propone que esta medida sea aplicable ya en la campaña de 2017».

El técnico de Asaja Sevilla recuerda que entre los requerimientos exigidos para poder cobrar el pago verde está que, en aquellas explotaciones de más de 15 hectáreas de tierra arable, se debe dejar al menos un 5% del terreno como Superficie de Interés Ecológico (SIE). En ese porcentaje los agricultores tienen dos opciones: bien dejan la tierra vacía (en barbecho) o bien la hacen productiva sembrando cultivos fijadores de nitrógeno.

En el caso de la provincia de Sevilla, muchos agricultores han optado por sembrar alfalfa en regadío para cumplir con la Superficie de Interés Ecológico, un cultivo muy asentado en el Bajo Guadalquivir (se cultiva en municipios como Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Utrera, Los Palacios y Villafranca) y que está en expansión también en algunas zonas de la Vega, ya que «está funcionando bien en el campo y deja buenos márgenes», explica Antonio Caro.

En esta expansión también ha influido el hecho de que la cooperativa de segundo grado Agroquivir, situada en Utrera, invirtiera en el año 2002 en una planta de deshidratación de forrajes y el que sus técnicos asesoren en el cultivo de la alfalfa y otras forrajeras, pues los productores cuentan con un punto cercano al que llevar y donde poder procesar su cosecha.

Actualmente, la provincia cuenta con unas 4.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la alfalfa, una producción que «podría verse drásticamente afectada si se prohíbe el uso de productos fitosanitarios en 2017», ya que «para que el cultivo salga adelante en buenas condiciones son necesarios entre cuatro y cinco tratamientos al año», recalca el coordinador de los servicios técnicos de Asaja Sevilla, Antonio Caro.

En este sentido, el técnico de la patronal explica que «la alfalfa sufre varios ataques de lepidópteros, por lo que necesita defenderse contra la gardama, la prodenia y la cuca, por lo que sin el uso de productos fitosanitarios sería imposible obtener ni los rendimientos mínimos, con pérdidas de incluso el cien por cien de la producción». Además, el técnico insiste en que «la alfalfa no es un cultivo anual, sino plurianual, por lo que la persistencia en el terreno es de unos cinco años».

Por todo ello, Asaja Sevilla subraya la «urgente necesidad» de que «desde las administraciones regional y central se coordine un plan de acción y se busquen apoyos suficientes entre otros estados miembros de la Unión Europea para que esta propuesta de simplificación de la PAC no salga adelante», pues «está en juego el trabajo y la rentabilidad de muchos agricultores de la provincia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios