Agricultura

El precio del garbanzo está por debajo de los costes

Malestar en el sector por las grandes diferencias del precio en origen y en destino

Plantación de garbanzo en la provinca de Sevilla
Plantación de garbanzo en la provinca de Sevilla - ABC
INMA LOPERA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Economía

Ante los bajos precios del girasol y el maíz y ante la falta de cultivos de proteaginosas, muchos agricultores optaron por sembrar garbanzos en sus explotaciones. La cotización en los mercados internacionales era alta para esta legumbre, y ante la expectativa de buenos precios, la superficie de garbanzo en Andalucía ha crecido en esta campaña.

No obstante, estas expectativas se han frustrado para los agricultores que ya han recolectado su cosecha, según denuncia Asaja Sevilla, que critica que «la industria está pagando un precio al productor que está por debajo de los costes de producción».

En este sentido, el técnico de cultivos herbáceos de la patronal agraria, José Vázquez, explica que «si al principio de la campaña los precios se movían en una horquilla entre 1,10 y 1,40 euros el kilo para la variedad blanco lechoso y de entre 0,40 y 0,70 euros el kilo para el garbanzo pedrosillano, ahora la industria está pagando al agricultor por debajo del euro (alrededor de 0,90 euros) para el blanco lechoso y entre 0,40 y 0,45 euros el kilo para el pedrosillano».

Unos precios que «no cubren los costes de producción» y que «carecen de justificación alguna», sostiene José Vázquez, sobre todo atendiendo a que «en los lineales el precio de este producto es alto, pues se multiplica hasta por cinco y, en el peor de los casos, hasta por tres».

José Vázquez denuncia «la enorme diferencia entre los precios en origen y en destino» de un producto que «apenas tiene transformación, pues tras la recolección sólo hay que limpiarlo y envasarlo», sentencia.

Además, apunta que el precio en los mercados internacionales «continúa alto», pues «el garbanzo mejicano (siendo México el mayor productor mundial), teniendo unos costes laborales mucho más bajos que en nuestro país, cotiza en origen casi a dos euros el kilo».

Asaja Sevilla lamenta que «de seguir estos bajos precios en origen y tras la prohibición de usar fitosanitarios en las superficies de interés ecológico, en la próxima campaña bajarán las siembras de garbanzo».

Toda la actualidad en portada

comentarios