AGRICULTURA

Los Palacios innova cultivando uvas sin pepitas y bajo plástico

La empresa sevillana Chronofruit S.L., proveedor de uva de mesa de los supermercados Mercadona, tiene en pruebas tres nuevas variedades sin semilla y otra muy tardía

Los hermanos Amador, empresarios de Chronofruit
Los hermanos Amador, empresarios de Chronofruit - ABC
INMA LOPERA Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La uva de mesa es un cultivo con mucho arraigo en la comarca de Los Palacios y Villafranca, donde lleva cultivándose desde hace más de tres siglos y donde genera mucho empleo. Un cultivo tradicional que, para garantizar su supervivencia, necesita apostar por las nuevas tecnologías y adaptarse a las demandas de los nuevos consumidores que, cada vez más, optan por la fruta sin semillas.

A este carro se ha subido ya la empresa palaciega Chronofruit, regentada actualmente por los hermanos Antonio, Margarita e Isabel Amador Jiménez, quienes con sus 22 hectáreas de viñas en propiedad son los mayores productores de uva de mesa de la comarca sevillana, con una cosecha anual que ronda el millón de kilos entre las variedades: black magic, cardinal, victoria, palieri y red globe, siendo esta última la más tardía en vendimiarse.

Se trata de la tercera generación del linaje familiar que se dedica tanto al cultivo como a la comercialización de uvas para su consumo en fresco, siendo desde 2013 proveedor de Mercadona, supermercados a los que destina «entre el 15 y el 20% de nuestra producción», afirma Antonio Amador, jefe de la finca.

De manera permanente se realizan ensayos con nuevas variedades y técnicas de cultivo

La búsqueda continua de la calidad y la innovación forman parte de la idiosincrasia de Chronofruit, que de manera permanente realiza ensayos con nuevas variedades y técnicas de cultivo con el objetivo de «diferenciar nuestro producto y satisfacer a nuestros clientes». Actualmente, la empresa tiene en pruebas «tres nuevas variedades de uva sin pepitas, además de otra variedad con semillas pero muy tardía» informa el responsable de la finca, que asegura que «cuando constatemos que alguna se adapta bien a nuestro tipo de suelo y clima, garantizando los parámetros de calidad que exigimos, la llevaremos al mercado».

Además, la empresa va a iniciar el cultivo de la vid de sus variedades actuales en invernadero, para obtener producciones más tempranas. «Empezaremos el proyecto sembrando la variedad victoria bajo plástico, y si va bien, seguiremos con la uva cardinal y la red globe, persiguiendo la finalidad de llegar al mercado unos diez días antes, lo que supondría una revolución comercial», explica Antonio Amador.

Crecimiento

La empresa, que también produce algodón, girasol y sandías, sigue apostando por la uva de mesa como cultivo estratégico, aumentando cada año las hectáreas de vid. De hecho, Chronofruit pretende crecer este año en siete hectáreas, sumando así nuevas plantaciones a sus viñedos más jóvenes, que cuentan sólo con 17 meses.

Para conseguir la calidad de uva deseada, la empresa realiza una serie de prácticas agronómicas, mimando racimo por racimo. Así, llevan a cabo un aclareo exhaustivo, «desechando entre el 40 y el 50% de la producción, para primar la calidad por encima de la cantidad», indica el empresario. Además, «tenemos implantado el riego por goteo y llevamos a rajatabla la filosofía de la prevención». De hecho, Antonio Amador explica que «otros viticultores empiezan a tratar sus viñas cuando observan los primeros brotes de plagas, pero nosotros preferimos adelantarnos a esa jugada. Así, tratamos todas las semanas y gracias a eso no hemos tenido problemas de mildiu, enfermedad que ha causado estragos este año en muchas otras plantaciones de Los Palacios», lamenta.

Aunque Mercadona es su principal cliente, las uvas de mesa producidas por Chronofruit han conquistado también el paladar de muchos clientes extranjeros, ya que la empresa exporta aproximadamente 500.000 kilos de su cosecha, principalmente a los mercados de Holanda y Portugal.

No obstante, son los sevillanos los primeros en poder degustar las uvas de Los Palacios, ya que la vendimia en España se inicia en la provincia de Sevilla a finales de julio. Chronofruit emplea en esta labor aproximadamente a unas cuarenta personas, que empiezan recolectando la variedad black magic y finalizan en estos días de septiembre vendimiando la uva red globe.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios