EPA Andalucía

¿Qué opinan los expertos sobre la evolución del paro andaluz?

La EPA sigue mostrando datos «alarmantes» que afectan a determinados colectivos de desempleados

SEVILLAActualizado:

El año 2017 ha sido bueno para el empleo en Andalucía, ya que el número de ocupados se ha incrementado a un ritmo mayor que la media de España y la cifra de parados se ha reducido también de forma más acelerada. Así lo reflejan los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que, pese a los avances, reflejan que la región es la segunda con mayor tasa de paro de España, con un 24,43%, solo superada por Extremadura, Ceuta y Melilla. Esta tasa regional está casi ocho puntos por encima de la media española (16,55%), un diferencial que se ha recortado en el último año en casi dos puntos.

Al terminar 2017, Andalucía tenía 960.600 desempleados, 159.700 menos que en 2016, lo que supone una caída del 14,26%, frente al 11,12% de descenso nacional. Desde el tercer trimestre de 2009, la comunidad autónoma no bajaba del millón de parados. La caída se aceleró un 4,5% en el último trimestre, frente al 0,9% de España.

José Ignacio García, vicerrector de Formación No reglada de la UNIA y profesor de Economía de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), subraya que «los datos de la EPA de 2017, en términos generales, son buenos y positivos para Andalucía», y apunta a la evolución de los ocupados. En concreto, Andalucía creó 126.400 nuevos empleos el año pasado y elevó su cifra de ocupados a 2.971.600. «La creación de empleo regional ha crecido al 4.4% frente al 2,6% en España», destaca este experto. Y ello supone que el empleo está creciendo más que la economía, que repunta en torno al 3% en la región.

La bolsa andaluza de ocupados está todavía por debajo de los tres millones que se llegaron a superar en el año 2008, pese a que desde la recuperación económica se han recuperado unos 290.000 puestos de trabajo.

José Ignacio García, vicerrector de Formación No Reglada de la UNIA y profesor de Economía de la UPO
José Ignacio García, vicerrector de Formación No Reglada de la UNIA y profesor de Economía de la UPO-DÍAZ JAPÓN

Los sectores que tiran más del mercado laboral son la agricultura, (+5,3%) y los servicios (+4,5%), mientras que la industria «no termina de despegar en Andalucía», destaca el profesor. No obstante, tanto este sector como la construcción también han creado empleo a ritmos superiores al 3%.

«Si miramos la temporalidad o el empleo de larga duración, los datos de Andalucía no son tan positivos», apunta el profesor. Así, en el último año, tal y como refleja la EPA, la temporalidad siguió creciendo en el mercado de trabajo andaluz ya que de cada diez empleos creados, seis fueron eventuales y cuatro fijos. Ello ha impulsado la tasa de temporalidad desde el 35,3% de 2016 al 35,7%: es decir, de cada cien empleados andaluces, más de un tercio tienen puestos precarios.

Según García, el dato más «alarmante» es el del paro de larga duración, es decir, el que afecta a los desempleados que llevan más de un año buscando un puesto de trabajo sin lograrlo. En 2017, este colectivo aumentó en Andalucía 123.000 personas hasta alcanzar un total de 492.000, más de la mitad de todos los desempleados. «Casi medio millón de parados no encuentran empleo en Andalucía desde hace más de un año pese a que la economía marcha a toda máquina. Eso quiere decir que las empresas no quieren contratarlos y que necesitan ayuda o reciclaje profesional».