Jose González Garrido y Jose Antonio Delgado Alfonso, fundadores de Galgus
Jose González Garrido y Jose Antonio Delgado Alfonso, fundadores de Galgus - ABC
Telecomunicaciones

Galgus busca un socio para crecer en el mercado internacional

Más de 700 aviones tienen su tecnología para optimizar la red wifi

SEVILLAActualizado:

Dos ingenieros de telecomunicaciones sevillanos están detrás de Galgus, la compañía que ha diseñado la tecnología para la red wifi que utilizan actualmente más de 700 aviones. «Trabajé en una empresa irlandesa que hacía los dispositivos audiovisuales para el entretenimiento de los pasajeros; allí percibí el cambio que estaba experimentando el sector, ya que los viajeros lo que realmente querían era una buena conexión a Internet para utilizar su móvil o su tablet», recuerda José González, CEO de la firma con sede en Camas.

Esto llevó a esta joven empresa (que nació en 2013) a tratar de «solventar la saturación de las actuales redes WiFi, especialmente en espacios de alta densidad de usuarios conectados, como medios de transporte, áreas comerciales o de negocios y entornos educativos». La solución más socorrida para aumentar la capacidad de conexión a internet es instalar un mayor número de puntos de acceso WiFi en esos espacios. Sin embargo, Galgus analizó cómo podría lograrse «que todos esos puntos de acceso se comunicasen y se coordinasen entre ellos para optimizar la red».

La clave de su negocio es su solución denominada Cognitive Hotspot Technology. Se trata de un software que se instala en los puntos de conexión (router) y «consigue aumentar por cinco la velocidad de la conexión WiFi», ya que genera un sistema en el que todos los puntos de conexiones funcionan de forma coordinada. Aplicando más inteligencia a los router «es posible reducir el nivel de radiaciones en un 84% y el consumo eléctrico en otro 60%». Para ello utilizan algoritmos basados en inteligencia artificial, que miden la saturación de la red.

En este momento Galgus tiene una plantilla de 40 trabajadores (la mayoría ingenieros) y su facturación ronda el millón de euros (el 85% en el mercado internacional). Hasta ahora ha comercializado su tecnología con los fabricantes de hardware y equipamiento; también a través de integradores de sistemas (las empresas encargadas de instalar sus equipos en hoteles, autobuses o barcos).

El último ejemplo de este modelo de negocio ha sido su acuerdo con la compañía canadiense Edgewater Wireless, que fabrica puntos de acceso wi-fi, que utilizará la tecnología de Galgus para fabricar una gama de sus productos. Otra de las firmas que se ha aliado recientemente con Galgus es Landatel. «Ahora hay abiertas numerosas conversaciones con futuros aliados y clientes», incide. Este año ha abierto oficina comercial en Madrid y Estados Unidos.

Una de las metas de Galgus es dar entrada a un socio que les permita crecer más rápido. «No buscamos simplemente a un inversor, sino a alguien que se comprometa con el desarrollo de la compañía y pueda aportar visión estratégica, además de abrir puertas en determinados mercados en nuestro sector», remarca González. En este sentido, subraya que el enfoque no es del de una «start up» que tiene como meta su venta final, sino apostar a largo plazo por la compañía.

Hasta el momento el foco de Galgus ha estado en hoteles, trenes, barcos, autobuses o aviones. Sin embargo, su fundador cree que el potencial es enorme. «En cualquier bloque de pisos, un solo smartphone recibe la señal de muchísimas conexiones distintas; si todas ellas trabajaran de forma coordinada la velocidad de la red sería mucho mayor».