J. González-Blas, N. González, J. Targhetta, A. Lavandeira, R. Menéndez y J. F. Sánchez-Junco
J. González-Blas, N. González, J. Targhetta, A. Lavandeira, R. Menéndez y J. F. Sánchez-Junco - ABC
INDUSTRIA

La demanda de metales se duplicará... y Andalucía quiere estar preparada

La sostenibilidad, la eficiencia y la regulación marcarán al sector en el futuro, tal como ha quedado recogido en una de las mesas del XIV Congreso de Energía y Recursos Minerales celebrado en Sevilla

SEVILLAActualizado:

La minería en las próximas tres décadas experimentará un gran crecimiento, aunque los vectores para esta expansión serán distintos a los de años anteriores. «Habrá un incremento significativo de la población hasta 2050, con lo cual la demanda de metales como el cobre y el cinc se podrá duplicar», afirmó ayer Javier Targhetta, consejero delegado de Atlantic Copper, en una mesa del Congreso de Energía y Recursos Minerales en el que se atisbaron las tendencias futuras de este negocio.

«Es una oportunidad, pero hay que estudiar cómo satisfacer esa demanda de forma equilibrada; en Europa el 50% de los metales básicos proceden ya del reciclado y el desarrollo de nuevos proyectos mineros es cada vez más difícil y costoso», subrayó.

Alberto Lavandeira, consejero delegado de Atalaya Mining, considera que una legislación minera sólida es el primer requisito para un desarrollo significativo. «Los países preferidos por las grandes compañías para acometer grandes inversiones mineras no son naciones de África, sino países como Finlandia, Canadá, EEUU o Chile, donde todo está muy regulado pero hay una gran seguridad jurídica», remarcó.

En este sentido, Natalia González, directora general de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, aseveró que «la minería ha sido un referente para la transformación económica de Andalucía, apoyada en pilares como la sostenibilidad y la innovación, y esto augura un futuro muy prometedor».

Joaquín González-Blas, director de energía de Alcoa, apuntó que en la nueva era de crecimiento «no habrá más barra libre de energía, como ha ocurrido en épocas anteriores», con lo cual la eficiencia de los sistemas energéticos será la clave. Y dentro de esta transformación, en un mundo en el que evoluciona hacia la descarbonización, no será tan importante contar con los recursos tradicionales, sino con la tecnología necesaria para aprovechar todas las fuentes energéticas.

Junto a la energía, hay otro elemento que también está marcando las minas del futuro. «La sostenibilidad no es una opción, es una obligación; la sociedad pide los más altos estándares y habrá que utilizar todo el conocimiento tecnológico al servicio de esta exigencia», apuntó José F. Sánchez Junco, presidente de Maxam. Esto obliga a los proveedores de las grandes mineras a evolucionar, porque «ya no se venden productos o servicios, sino propuestas de valor para explotaciones más eficientes y sostenibles».

Otro aspecto crucial es el I+D+i. El gasto en innovación en España es del 1,2% del PIB, la mitad que la UE. «El CSIC tiene una producción científica excelente, tanto en energía como en agua y minerales, que se traduce en estudios y patentes valiosas, pero debemos mejorar el diálogo final con el sector privado», aseguró Rosa Menéndez, presidenta del CSIC, que señaló que «así se daría el paso final de la investigación, que debe ser la transferencia tecnológica».