Economía

El calor y la sequía desvían 45.000 hectáreas de verdeo a molino

El clima reduce la cosecha de aceituna de mesa a 460.000 toneladas, la más baja del último decenio

Un trabajador recolecta aceitunas en la campaña de verdeo sevillana
Un trabajador recolecta aceitunas en la campaña de verdeo sevillana - EFE/FERMÍN CABANILLAS
INMA LOPERA Sevilla - Actualizado: Guardado en:

El olivar de mesa está viviendo una situación completamente inusual ante la falta de lluvias y las altas temperaturas registradas en el mes de octubre, lo que ha llevado a que muchas explotaciones tradicionales de verdeo paralicen la recolección de la aceituna de mesa al carecer de calibre y presentar un aspecto arrugado que impide su comercialización. Ante esta situación, muchos agricultores están optando por esperar a que el fruto del olivo madure para enviarlo a molino, a expensas de obtener una mejor rentabilidad ya que las cotizaciones del aceite de oliva continúan estables, con tendencia al alza y por encima de los tres euros el kilo.

Alrededor del 60% del olivar de mesa es un cultivo de secano, que ocupa una extensión aproximada de 82.200 hectáreas, «de las que más de la mitad no podrán verdearse», declara el responsable de cultivos herbáceos de Asaja Sevilla, José Vázquez. Se trata de «aproximadamente unas 45.000 hectáreas que tradicionalmente se recolectan y destinan a aceituna de mesa y que este año, debido a que nos hemos encajado a mitad de octubre sin que haya caído una gota de agua, tras venir de un año meteorológicamente también muy seco y con mucho calor, tendrán que ir a molino para comercializarse como aceite», explica Vázquez.

De estas 45.000 hectáreas que dejarán de verdearse, gran parte son de olivar manzanillo, que atraviesa el ecuador de su recolección. Esta variedad típica en Sevilla sufrirá una importante caída en la cosecha, ya que muchas explotaciones están parando la recolección en verde para entregar su aceituna a las almazaras.

La falta de precipitaciones ha bajado la previsión de cosecha a 460.000 toneladas

La única variedad que sí se ha cosechado ha sido la aceituna gordal, la primera en verdearse y la que cuenta con menor rendimiento graso, aunque en esta campaña la producción ha sido corta.

Así las cosas, las estimaciones actuales de la cosecha de aceituna de mesa a nivel nacional han bajado significativamente respecto a los aforos iniciales. Así, si Asaja Sevilla avanzó en su día que la cosecha podría situarse entorno a 500.000 toneladas, la ausencia de lluvias y la continuidad del calor ha llevado a la patronal agraria a dar nuevas estimaciones en las que sitúa la producción para esta campaña 2016 en 460.000 toneladas, «la peor cosecha de los últimos diez años».

Por variedades, la aceituna manzanilla caería de las 170.000 toneladas previstas a unas 150.000; la aceituna gordal se situaría en 32.000 toneladas y la hojiblanca en 213.000 de las 230.000 toneladas aforadas inicialmente. Se trata de malas previsiones «que aún podrían ir a peor» si las lluvias siguen ausentándose, ya que en el último mes las precipitaciones acumuladas en la provincia de Sevilla han oscilado entre los 2,9 litros por metro cuadrado de Écija y los siete de Morón de la Frontera, mientras que en el mismo periodo del año anterior se habían recogido ya 38 litros en Écija y 50 en Morón.

No obstante, esta situación no debería suponer un problema para el abastecimiento de aceitunas, puesto que aún queda un stock suficiente para satisfacer las necesidades del consumo interior y de la exportación de la campaña actual (2016/2017), pero el enlace previsto para la próxima (2017/2018) será muy ajustado.

Calidad versus precio

La aceituna gordal, ya cosechada, ha reducido su producción pero no su calibre ni su calidad, dado que los olivos de esta variedad se cultivan mayoritariamente en regadío. No obstante, esta variedad sevillana, contraviniendo la lógica del mercado, ha sufrido una caída de precios de un 45% con respecto a la pasada campaña, pese a que el precio de los entamados de gordal se mantiene y la aceituna en verde de variedades similares mantiene su nivel de cotización en Estados Unidos (aceituna gordal a 1,30 euros/kilo) y baja un 15% en Grecia (la aceituna halkidiki cotiza a 0,85 euros/kilo).

El técnico de Asaja Sevilla denuncia «los intentos de compra de esta variedad por debajo de coste ya que la industria se escuda en que hay mucho stock», pero José Vázquez explica que «parte de esas acumulaciones no sirven ya que son aceitunas de menor calibre (azofairón) o de tamaños no comerciales que se usan en pizzas». Por ello, el experto de la patronal agraria señala que «parece que la industria quiere resarcirse de los altos precios que pagó la campaña pasada comprando aceituna por debajo de coste».

En cuanto a la variedad manzanilla, el stock ajustado de partida y la corta producción dejan a esta variedad por debajo de los niveles de salida habituales para abastecer los mercados.

No supondrá problemas de abastecimiento puesto que quedan stocks suficientes

Respecto a la aceituna más tardía, la variedad hojiblanca, y la que tiene mayor rendimiento graso, debería iniciar ahora su recolección, sin embargo, en estos días de octubre se mantienen muchas incógnitas sobre la cosecha efectivamente verdeable. Incógnitas que la mala climatología y la buena evolución del mercado del aceite se están encargando de despejar al decantar a los olivareros por la opción del molino como destino preferente para su aceituna hojiblanca en la presente campaña, según informa la provincial de Asaja.

En una campaña con tan poca aceituna verdeable debe ser más fácil para el agricultor defender el producto, por lo que Asaja Sevilla recomienda a los olivareros que no entreguen su aceituna sin precio. Se trata de una práctica muy perjudicial y expresamente prohibida por la Ley 12/2013 de Mejora de la Cadena Alimentaria.

Por ello, la patronal agraria recomienda a los productores que entreguen su aceituna en las cooperativas que ante la falta de materia prima para cubrir su capacidad de entamado pudieran estar recogiendo también las aceitunas de agricultores no cooperativistas.

Sevilla produce el 70% de toda la aceituna de mesa que se recolecta en España, país que a su vez produce el 72% de toda la aceituna de mesa de la Unión Europea y una de cada cuatro de todas las que se consumen en el mundo. España vende aceituna de mesa a 160 países y representa el 40% de todo el mercado mundial de la aceituna de mesa. El 63% de toda la aceituna de mesa que se produce en España se destina a la exportación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios