NEGOCIOS

Cajasol hará un hotel de lujo en la plaza del Molviedro

La fundación remodela también su edificio de Villasís para hacer oficinas y ultima la reconversión de la sede de la Plaza de San Francisco

Celebración de un acto en la sede de la Fundación Cajasol
Celebración de un acto en la sede de la Fundación Cajasol - RAÚL DOBLADO
LUIS MONTOTO Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Cajasol está comenzando a sacarle jugo a su patrimonio inmobiliario, con el desarrollo de un hotel de lujo en su edificio de la Plaza de Molviedro (en la antigua sede del Instituto de estudios El Monte y la Escuela de Hostelería) y con la transformación de su sede de Villasís en un moderno centro de negocios, en el que también acondicionará la primera planta y el bajo para hacer una zona comercial.

Han pasado cuatro años desde que Cajasol integró su negocio financiero en CaixaBank y se transformó en una fundación con un patrimonio superior a los 400 millones de euros. Esta valoración viene, en primer lugar, de su 1% de CaixaBank (que en este momento vale 130 millones de euros, aunque su cotización ha sido más del doble). Sin embargo, hay otra parte importante de este patrimonio que procede de antes de la integración en el banco catalán.

Cuando en 2011 se negociaba la unión de Cajasol y Caja Navarra en Banca Cívica, la entidad sevillana adoptó una decisión que, a la postre, ha salvaguardado sus principales edificios. Ambas cajas habían pactado crear un nuevo banco en condiciones de igualdad (cada una tendría un 30%, mientras que Caja Canarias y Caja Burgos les acompañarían con un peso menor, al controlar un 20% respectivamente). Dado que la valoración en libros de Cajasol era superior a la de Caja Navarra, para igualarse con sus nuevos socios decidió sacar del perímetro del banco una parte de sus activos, que quedaron afectos a la fundación. Gracias a esa medida hoy la Fundación Cajasol no solo posee el 1% de CaixaBank, sino que también conserva más de 120 millones de euros en fondos (que están invertidos en distintas compañías cotizadas) y un conjunto de edificios en el centro histórico de Sevilla, Jerez, Cádiz y Huelva.

En estos meses la fundación que preside Antonio Pulido está acometiendo los dos primeros grandes proyectos para sacar partido económico a este patrimonio inmobiliario. El más novedoso es el que se está desarrollando en la Plaza del Molviedro. Según ha podido saber ABC, Cajasol ha decidido desarrollar un hotel de lujo en los dos inmuebles que ocuparon en su día el Instituto de Estudios El Monte y la Escuela de Hostelería. Sería un establecimiento de lujo de una 90 habitaciones que quedaría en propiedad de Cajasol y será explotado por un operador especializado con un contrato a veinte años. La entidad está realizando un concurso privado, al que se ha presentado una decena de cadenas hoteleras, y entregará la gestión al que ofrezca las mejores condiciones económicas. Este proceso está todavía abierto.

En paralelo, el segundo gran proyecto lo está realizando en el edificio de Villasís, donde está reconvirtiendo esta antigua sede administrativa en un centro de negocios. Hasta principios de 2015 en este inmueble estuvo parte de la sede territorial de CaixaBank (que ahora ha concentrado sus oficinas otro edificio de Cajasol en la calle Sierpes). Villasís tiene unos 8.400 metros cuadrados distribuidos en seis plantas sobre rasante y otras dos sótanos, además de 1.230 m2 repartidos en dos terrazas de la segunda y sexta planta. Habrá una remodelación interna para hacer oficinas totalmente modernas y habrá una actuación en la fachada para actualizar la imagen del edificio. En la primera planta y el bajo habrá una zona comercial de 2.000 metros cuadrados a la que ya le han salido algunos novios, que están en conversaciones con Cajasol.

Estas dos iniciativas necesitan superar aún trámites administrativos. Junto a ellas, la Fundación Cajasol está culminando el proceso de remodelación de las instalaciones de su sede en Sevilla en la Plaza de San Francisco, donde ha convertido las antiguas oficinas centrales en un gran centro cultural. Esta obra ha afectado a 10.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas, donde ha creado nueve espacios diferenciados para la celebración de actividades. La remodelación comenzó con la nueva sala de exposiciones Murillo y la sala Sala Machado (un salón con 220 butacas en la tercera planta). En este momento ha comenzado la reforma del teatro. Cuando en 2017 termine la obra, será el mayor centro de usos culturales de Andalucía.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios