EMPRESA

Alumasa completa el ciclo con su fundición de aluminio reciclado

Especialista en lacado y coloreado de bobinas de aluminio para la fabricación de persianas, factura 100 millones de euros y exporta ya el 80% de su producción

SEVILLAActualizado:

TRAS una inversión de 10 millones de euros, Aluminios del Maestre (Alumasa), la empresa principal del Grupo extremeño Gómez Bolaños, ha inaugurado esta semana su fundición de aluminio reciclado, un gran paso industrial con el que completa su proceso productivo. «El aluminio es un metal mágico que podemos reciclar infinitamente sin que pierda sus propiedades», señala Inmaculada López Bolaños, directora técnica de la empresa familiar, que fundó su padre, Manuel López Pecero, presidente del Grupo, en el año 2000.

Alumasa compra componentes de aluminio desechados —cuadros de bicicletas, persianas, artículos electrónicos...—, y los funde en un horno con capacidad para 20 toneladas. «Limpiamos el aluminio y, una vez libre de impurezas, lo aleamos en la proporción correcta según su uso final», explica Inmaculada López, ingeniera de carrera, que se incorporó hace dos años al negocio familiar.

En siguiente paso industrial es la «colada continua» para transformar el aluminio líquido en sólido mediante dos rodillos gigantes refrigerados. La banda de aluminio obtenida se enrolla en grandes bobinas antes del proceso de lacado, que es la actividad principal de Alumasa. «Nos caracterizamos por una gama de colores muy amplia y por la flexibilidad y rapidez para sacar tonalidades nuevas, porque tenemos un laboratorio dentro de nuestras instalaciones de Villafranca de los Barros», subraya.

Grupo López Bolaños tiene otra filial, Expalum, donde se hace el perfilado de las bobinas para obtener lamas térmicas con poliuretano, la materia prima con la que se fabrican las persianas que comercializa ya en 50 países. Su cifra de negocio alcanza los 100 millones de euros, con crecimientos de en torno al 10% anual en los últimos ejercicios.

La empresa de Badajoz tiene una plantilla de 160 trabajadores y produce 100 millones de metros cuadrados de bobinas de aluminio al año, lo que da para vestir mil viviendas al día. «En 2007 teníamos un 20% de facturación internacional y un 80% nacional. Al día de hoy hemos invertido los números», destaca la empresaria, que señala a su hermano Manuel, el director comercial del Grupo, como el artífice de esta evolución.

Una tercera pata del Grupo es «Cristales y Persianas López», donde se termina el producto, pero solo para el mercado regional. Ahora ha iniciado también la fabricación de mosquiteras como complemento a las persianas. Esta empresa de Fuente delMaestre es el origen del Grupo forjado por Manuel López, que empezó haciendo pequeños trabajos como cristalero y persianero en su pueblo natal.