SECTOR IBÉRICO

Agrolimen se queda como único accionista en Consorcio de Jabugo

El grupo catalán se hace con el 18% de las acciones que aún estaban en manos de CaixaBank

Imagen de las principales instalaciones de Consorcio de Jabugo
Imagen de las principales instalaciones de Consorcio de Jabugo - ABC
LUIS MONTOTO - @LMONTOTOR Sevilla - Actualizado: Guardado en:

El grupo catalán Agrolimen —propietario de marcas de gran consumo como Gallina Blanca, Affinity o BiCentury— ha culminado la conquista de Consorcio de Jabugo, una compañía en la que desembarcó en 2007 al comprar el 58% de las acciones (adquirió sendas participaciones del 29% que estaban en manos de Cajasol y del empresario sevillano Julio Revilla). Desde aquel año, Agrolimen ha ido avanzando posiciones, suscribiendo distintas ampliaciones de capital, que le permitieron hacerse con el 82%de la sociedad, mientras que el 18%restante estaba actualmente en manos de Caixabank (que heredó estos títulos tras la absorción de Cajasol). En un momento en el que el sector de los productos ibéricos está mejorando notablemente su rentabilidad tras superar una dura crisis, la familia Carulla se ha hecho finalmente con ese 18%que aún no controlaba, alcanzando así el 100%.

Esta operación llega en un momento dulce para Consorcio de Jabugo, que entró de nuevo en rentabilidad en 2015 después de acumular casi 20 millones de pérdidas hasta 2013. En 2014 encauzó la situación y el pasado año ya alcanzó un beneficio bruto de explotación (ebitda) de más de un millón de euros. La firma tiene su sede social en Sevilla, donde también posee un matadero, aunque su principal factoría está en Jabugo. También cuenta con una fábrica de quesos en Valladolid. En total, en 2015 alcanzó unas ventas de 15 millones de euros (el 90%procede del negocio ibérico). Se trata de una de las empresas de ibéricos más internacionalizadas, ya que el grupo que dirige en este momento Rafael Ortiz vende en más de 30 países y ha visto aumentar su negocio dentro y fuera de España. Japón, México, Francia, Holanda, Italia y EEUU son sus mercados principales.

Lo cierto es que al margen de esta operación en Consorcio de Jabugo, los inversores han vuelto a mirar al sector del ibérico, apostando por las grandes comarcas jamoneras de Andalucía. Entre los principales movimientos, destaca la reactivación de una inversión de 71 millones de euros del Grupo Fuertes (dueño de la marca El Pozo) en un secadero y una planta de elaboración de productos ibéricos en Jabugo. El grupo Osborne ya invirtió el pasado año más de 16 millones en la ampliación de Sánchez Romero Carvajal y la creación de un centro de visitantes enfocado al «jamón turismo». Y se le suman otras operaciones, como la de la catalana Distribuciones del Jamón Cerezo con la compra de Industrias Artesanas de Jabugo; la de la empresa madrileña Dompal (Domingo del Palacio) con la fábrica jabugueña Los Navarros. Dompal hizo este movimiento después de vender Industrias Reunidas de Jabugo a la corporación leridana Vall Companys. La firma de franquicias Enrique Tomás, al 50% con la toledana Delicias Ibéricas del Mundo (exdueña de Navidul), ha tomado Tío Eusebio en Los Pedroches.

El porcino ibérico lleva dos campañas consecutivas en la senda de la rentabilidad. Atrás quedaron los años en que la crisis azotó con más fuerza al sector, por lo que las perspectivas a futuro son optimistas gracias a la correcta aplicación de la Norma de Calidad, los buenos resultados de la montanera y por un repunte de precios.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios