MIKEL PONCE

Cinco aspectos que hay que vigilar antes de contratar una hipoteca variable

El comprador de vivienda que necesita financiación se ha vuelto conservador, pero en algunos casos, adoptar el Euríbor es una buena idea

Actualizado:

Las hipotecas variables han perdido terreno a favor de las fijas. Las malas experiencias del pasado, cuando el Euríbor superó el 5% y desencadenó una ola de impagos, ejecuciones y desahucios, siguen muy presentes en el imaginario colectivo. El comprador de vivienda que necesita financiación se ha vuelto conservador, pero en algunos casos, adoptar el Euríbor es una buena idea. En pisos.com destacamos los cinco aspectos que deberás tener en cuenta en los préstamos referenciados a este índice:

1. Vinculaciones – El paquete básico de productos vinculados en hipotecas variables, es decir, aquello que tendremos que contratar sí o sí porque prácticamente viene de serie, son los seguros de vida y hogar y la domiciliación de la nómina y de algunos recibos. Por otro lado, y a cambio de una reducción en el diferencial, el banco nos ofrecerá otras vinculaciones como la contratación de un plan de pensiones o un gasto mínimo anual en tarjetas de crédito. Es importante echar números para cerciorarse de que una unión más estrecha con el banco compensa.

2. Revisión – Las hipotecas referenciadas a Euríbor, el índice que se aplica a la mayoría de los préstamos variables en España, incluyen un periodo de revisión. Lo habitual es que este sea de seis meses o un año. De este modo, cuando toque mes de revisión, la cuota mensual de la hipoteca se actualizará conforme a la tasa media con la que haya cerrado el Euríbor ese mes. Cuanto menor sea el plazo de amortización, menos expuestos estaremos a esta incertidumbre y a posibles fluctuaciones.

3. Cláusulas – Debido a toda la polémica que generaron en su momento, las cláusulas de suelo y techo, que imponían unos límites máximos y mínimos a la aplicación del Euríbor, no suelen estar presentes en los contratos hipotecarios actuales. En estos momentos, la cláusula que sí se está incluyendo es la cláusula cero, que fija el límite en el 0% e impide que a los compradores se les devuelva dinero desde la entidad.

4. Política monetaria – Los estímulos del Banco Central Europeo mantienen el precio del dinero en mínimos. Esta estrategia es la responsable de que el Euríbor lleve tanto tiempo arrojando tasas negativas. Aunque es difícil prever el futuro, se espera que la retirada de las inyecciones de efectivo por parte del instituto emisor europeo supongan un aumento progresivo del Euríbor.

5. Índice sustituto – Siempre ha habido ciertas dudas acerca de si el cálculo del Euríbor refleja de forma real los movimientos que se producen en el mercado interbancario. Con el fin de ganar en transparencia, se propuso la creación del llamado Euríbor plus, pero su entrada en vigor se dilata. En caso de desparecer el Euríbor, lo lógico sería que se aplicara el Euríbor plus, pero si este no llega a materializarse, es esencial consultar en las escrituras de la hipoteca cuál es el índice sustituto, ya que nos podemos llevar la sorpresa de que sea el IRPH, mucho más caro.